Empresario manabita muere tras la caída de una avioneta | El Diario Ecuador

56

Tras el reporte de la desa­parición de la aeronave, el jueves, se activó el operati­vo de búsqueda y rescate; los cuerpos fueron halla­dos aproximadamente a las 08h45 de ayer, en el límite entre los cerros Blanco y Azul. 

Según un comunicado de la Dirección General de Avia­ción Civil (DGAC), los falle­cidos fueron identificados como capitán Robert Saban­do y el pasajero Xavier Vera. 

Benjamín Garcés, subdi­rector de la DGAC, informó en rueda de prensa que el combustible con el que se transportaba la aeronave al­canzaba para tres horas de vuelo. 

Además señaló que se activó en el lugar la Junta Investi­gadora de Accidentes para continuar con las investiga­ciones del siniestro. 

En el mismo documento, la DGAC informó que la avio­neta despegó del aeropuer­to José Joaquín de Olmedo de Guayaquil a las 11h16 del 18 de mayo de 2017, y se esperaba su arribo a las 11h55 a la terminal aérea de Salinas, provincia de Santa Elena. 

DESPEGUE. Benjamín Garcés, subdirector gene­ral de Aviación Civil, dijo ayer, durante una rueda de prensa en las oficinas de la DGAC, que los inspectores de la Junta de Investigación están indagando el hecho en el lugar donde fue halla­da la aeronave. 

Según Garcés, por ahora desconocen los motivos que ocasionaron el sinies­tro. “No existe ningún mensaje del piloto comuni­cando alguna emergencia. Por ahora se conoce que la operación fue normal”. 

Dijo que al momento de salir la aeronave del ae­ropuerto José Joaquín de Olmedo, con destino a la terminal aérea de Salinas, estaba en estado aeronave­gable. 

La avioneta no contaba con cajas negras porque “este tipo de aeronaves no es­tán obligadas a tener estos equipos”, dijo. 

Además tenía suficiente combustible para cubrir la ruta a Salinas. 

La avioneta salió a las 11h16 del jueves y se tenía previs­to que llegue a las 11h55, pero fue hallado a 7,3 millas de distancia del aeropuerto de Guayaquil. 

La aeronave quedó comple­tamente calcinada junto a un árbol. 

Hasta el lugar, tras las ade­cuaciones por parte de agentes policiales, llegó el fiscal de turno para proce­der el levantamiento de los cuerpos. 

CONOCIDO. Robert Sa­bando Rivadeneira era oriundo de Pedernales, apoyó a su gente en el te­rremoto y luego se fue a trabajar a la provincia del Guayas. 

Jorge Sánchez, periodista, expresó que en Coaque- Pedernales arregló una pista para que lleguen las avionetas con ayuda, tras el terremoto, por lo cual era considerado en el cantón.