Encuentra la muerte al jugar junto con amigos | El Diario Ecuador

54

El niño, de 13 años de edad, pereció el sábado por la noche mientras jugaba con un grupo de amigos en el parque Las Vegas que se encuentra en construcción entre las calles Colón y 26 de Septiembre, sector del puente Puerto Real, en Portoviejo.

“Quería ser ingeniero y construirle una casa a su madre”, dijo una de sus tías al recordar las aspiraciones del menor, quien estudiaba el quinto año de básica en la unidad educativa 18 de Octubre.

“Era muy activo y tenía la inquietud propia de los niños de su edad”, recordó Jomaira, familiar.

Con amigos. Eduardo, uno de los chicos que presenció el accidente, con tristeza se acercó a la casa del duelo, ubicada en el callejón Caballero (junto al puente Chile), donde velan los restos de su amigo.

Apenas se identificó fue abordado por los familiares para conocer las causas del accidente, debido a que la información obtenida por ellos hasta ese momento (12h00) era por parte de las redes sociales y querían conocer las 

circunstancias de la tragedia.

El joven relató desde el primer momento en que se vieron el sábado, luego de las 19h00, que se encontraron en una cancha cercana al puente Puerto Real y luego fueron en busca de otros amigos.

“Nos reunimos once y comenzamos a jugar al escondido. Así pasamos algún tiempo hasta que nos aburrimos, luego decidimos jugar en el columpio”, explicó Eduardo.

El menor añadió que no era la primera vez que jugaba en esa parte del parque en construcción, ya que los guardias le permitían jugar, según manifestó.

Los hechos. Los menores comenzaron a mecerse en el columpio y cada vez se empujaban para ganar mayor impulso. “En un momento Yandri quiso seguir escalando cuando estábamos en movimiento y se cayó, lo quise agarrar y no pude”, señaló Eduardo.

Entonces llegó la desgracia. Una parte del columpio golpeó la cabeza de Yandri. El impacto fue a la altura de la sien derecha; al volver el columpio lo habría golpeado nuevamente, pero los otros menores lo impidieron, dijo el testigo.

Entonces Yandri se puso de pie, caminó unos metros y comenzó a indisponerse. Serían alrededor de las 22h00.

Uno de los acompañantes, presintiendo algo malo, corrió para acostarlo en el suelo. Entonces comenzaron a gritar para llamar la atención de los guardias, quienes aparecieron minutos después. Luego de unos 20 o 30 minutos llegaron los paramédicos llamados por los celadores, para dar auxilio.

Al hospital. “Yandri no dijo nada después del golpe y llevaba su mirada fija”, sostuvo uno de sus acompañantes.

La familiar del menor, Jomaira, mencionó que a la casa donde habitan (en el callejón Caballero) llegaron los amigos de su sobrino para contarle que había tenido un accidente y que se encontraba en la sala de emergencias del hospital regional Verdi Cevallos Balda. 

“Cuando la mamá llegó solo le dijeron que había arribado sin signos vitales”, explicó Jomaira. 

La noticia tomó por sorpresa a los familiares del menor de edad, ya que no se imaginaron en ningún momento la gravedad de las heridas.

Consternación. “Era muy educado. Cada vez que pasaba por aquí saludaba con los vecinos”, mencionó Aurora Chiquito, agregando que tuvo poco contacto con Yandri, pero tenía un buen concepto de él, lo veía muy tranquilo y educado.

Compañeros de clases, al enterarse del suceso, acudieron a la casa del duelo a dar el adiós a su amigo.