Fue a la escuela en un féretro | El Diario Ecuador

 Los juegos, bromas y hasta las lecciones fueron reemplazados cuando llegó el cuerpo de Fernando Elías Moreira Zambrano.

El pequeño de diez años de edad falleció la tarde del jueves en un accidente de tránsito ocurrido en el sitio San Francisco, entrada de la comunidad La Ensillada de la parroquia Santa Rita de Chone.

Maestros, alumnos, y padres de familia lloraban cuando el féretro de Elías arribó al centro educativo, donde estudiaba.

En el aula de “Sexto Grado C” las anécdotas acompañadas de lágrimas eran contadas por todos quienes lo conocían.

La banca donde Elías se sentaba a recibir clases estaba vacía.

“Se marchó para siempre”, decían sus compañeros.

Una de sus mejores amigas, Daniela S., recordó a Fernandito como un niño contento, porque sus ocurrencias alegraban la mañana de todos, incluso hasta de sus maestros.

Recuerdos. Lisbeth Mendoza, maestra del pequeño, recordó que Fernando Elías fue un niño gentil, amigable y cariñoso, que vivía con su mamá debido a que sus padres se habían separado hace más de siete años.

El estudiante con frecuencia le comentaba que prefería pasar con su madre, quien es docente en la parroquia Novillo del cantón Flavio Alfaro.

La catedrática indicó que la inteligencia, y su manera de ser eran dones que caracterizaban al menor.

En septiembre Fernandito había cumplido diez años, por lo que su mamá le había organizado una fiesta de cumpleaños, y allí había compartido con sus familiares y compañeros de clases.

“A veces llegaba a la casa a jugar con mi hija porque eran compañeros de clase, da pena todo lo que ha sucedido, porque recién empezaba a vivir, él se llevaba bien con todos sus amigos”, dijo entre lágrimas una madre de familia. 

El maestro jubilado Rody Vera, quien compartió años con el menor, tampoco pudo contener las lágrimas al recordar al pequeño, ya que su carisma y bondad fueron dones que siempre mostró Fernando Elías, aseguró.

Loading...