Incendio los dejó durmiendo en la calle | El Diario Ecuador

16

 El menor no perdió tiempo y al ver que las llamas se apoderaban de su casa gritó a su padre, y éste de un sobresalto, ante el inminente riesgo, optó por tomar a sus hijos y sacarlos de la casa.

Yanina Zambrano, por su parte, corrió a la cocina y sacó el cilindro de gas, lo llevó al balcón y botó a la calle. En ese momento su instinto le dijo que se deshiciera del combustible para evitar que suceda una tragedia grave.

Desde la distancia la familia Intriago-Zambrano se quedó contemplando su residencia mientras era devorada por el fuego. El hecho se dio a la 01h30 de la madrugada de ayer, en la calle 31 de Diciembre y Atahualpa, en el Florón Uno.

Compartido. Cuando las llamas contaminaron el hogar de Yanina Zambrano ya se habían devorado la vivienda esquinera que se encuentra deshabitada.

Su dueño Julio López Campos (88), tras enviudar hace cinco años, se fue a radicar a otro sector de la ciudad con uno de sus hijos, pero aún tiene la costumbre de rodear el inmueble para evitar que los “amigos de lo ajeno” se lleven alguno de los enseres.

El viernes, de acuerdo a los vecinos, estuvo hasta las 17h00 visitándolos y luego se despidió.

El morador Freddy Arteaga expresó que la casa de López fue donde comenzó el suceso.

Caliente. A pocos metros del lugar, Marianita Vélez Bravo (67), sintió que su sueño se convirtió en una pesadilla, ya que en la madrugada por algún motivo abrió los ojos y notó que el techo se encontraba  iluminado.

Los gritos de los vecinos confirmaron que se trataba de una desgracia en proceso que fue cortada en parte por el accionar de los bomberos, quienes al ser notificados de la situación arribaron al sitio.

Cuando los casacas rojas arribaron nada pudieron hacer por dos de las casas; no así por la tercera, donde socorrieron a sus ocupantes y los pusieron a buen recaudo. Aún así se quemaron electrodomésticos, ropa y colchones.