La falta de lluvias en la Sierra central complica los embalses

Con el aporte de entre 850 y 900 litros de agua por segundo de las represas Mulacorral y Chiquihurco, el abastecimiento a la comunidad y riego en el canal Ambato-Huachi-Pelileo, se extendería hasta máximo la segunda semana de enero, anticipó Carlos Sánchez, director de Recursos Hídricos y Conservación del Gobierno provincial.

“Si no llueve (en los próximos días o semanas), lamentablemente ya no se podrá hacer absolutamente nada, a partir de febrero ya tendremos que decir simplemente ya no hay agua en los embalses y los dos han cumplido con su objetivo de atender por siete meses con la entrega de agua al cantón Ambato”, dijo el funcionario.

Aclaró que el problema de estiaje ha complicado el manejo de las represas, donde el aporte de agua es de entre 850 y 900 litros, que se registra desde la semana anterior. En condiciones normales se entrega entre 1.400 y 1.500 litros.

Sánchez dijo que con el aporte que se hace desde las represas, la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Ambato puede extraer en la captación los 400 litros que requieren para el servicio a la población y una cantidad similar para el canal de riego.

Puntualizó que el verano se presentó desde aproximadamente agosto porque no ha habido lluvias consideradas fuertes, ante lo cual el caudal de agua se ha ido racionando hasta la cantidad mínima que se puede entregar y así se mantendrá hasta la última circunstancia.

El alcalde de Ambato, Luis Amoroso, señaló que al momento no hay mayores dificultades en el suministro de agua potable a la población, pero que si la sequía continúa, en el futuro podría haber racionamientos, aunque espera que en los próximos días haya lluvias y así evitar la aplicación de medidas emergentes.

El prefecto de Tungurahua, Fernando Naranjo, puntualizó que dentro de las previsiones está que los embalses bajen de nivel en la época de estiaje, a pesar de lo cual al momento aportan con los caudales necesarios para el regadío y para el consumo ciudadano.

Comentó que si no se hubiesen construido las represas en este momento no se tendría agua y remarcó que cumplen con la tarea de proveer de líquido que se almacenó en época de lluvia para enfrentar el estiaje, que es conocido va de octubre a enero. (I)

Loading...