Niña de 11 años estaba poseída por un espíritu | El Diario Ecuador

Jomaira C., madre de la menor, manifestó que aparentemente todo comenzó porque su hija hace un año habría participado con unos compañeros de colegio de un juego en el que, según se dice, se convoca a un espíritu que responde preguntas.

Los familiares aseguran que después del juego se quemaron las hojas con la que se practicó el ritual y unos meses después el espíritu maligno habría empezado a apoderarse de ellos.

PRIMER CASO. Jomaira C. fue la primera de la familia en tener manifestaciones extrañas en su comportamiento.

Comentó que cuando vivían en el sector Río Plátano, perteneciente a la parroquia Wilfrido Loor Moreira (Maicito), de El Carmen, una tarde iba a bañarse y sintió que alguien que creía que era un amigo se subió por la azotea y le hablaba, pero ella no se explica cómo esa persona estaba ahí cuando conocía que debía estar muy lejos trabajando.

De ahí en adelante tuvo sensaciones extrañas en el cuerpo y se le borraron los recuerdos, señaló.

El esposo de la señora comentó que el cuerpo de la mujer se puso rígido y oraron por ella, y como pensó que era alguna enfermedad, la llevaron en hamaca hasta el hospital de El Carmen.

La señora se recuperó, pero ellos dejaron esa finca y fueron al centro poblado del cantón, en La Restrepo, donde siguieron los extraños sucesos. Jomaira fue “curada” dos veces del supuesto mal.

OTROS CASOS. Después fue el turno de Francisco E., esposo de Jomaira.

Francisco manifestó que por tres ocasiones él fue poseído por un ser sobrenatural, que lo llevó hasta agredirse físicamente.

En su memoria tampoco hay recuerdos de esos momentos, pero sus familiares comentan que lo llevaron a una congregación religiosa.

Le dijeron que él no quería entrar al culto. “Yo rugía como un tigre y me arrastraba para no entrar, pero al final mis familiares me entraron y con oraciones me expulsaron el ser maligno”, dijo.

LOS MENORES. Los familiares manifestaron que después una niña de 8 años también sufrió las consecuencias de la posesión de un ser maligno, pero afortunadamente la liberaron.

El último caso se registró el lunes con Nayerly, de 11 años de edad, según los familiares

Eran aproximadamente las 19h00 cuando la adolescente, en casa de su padre narraba ante unas diez personal adultas integrantes de una congregación cristiana, cómo un día antes había sufrido la supuesta intromisión de un ser extraño en su cuerpo.

Dijo que no era la primera vez que le ocurría sino que habría sucedido por ocho ocasiones.

La narración de la menor se detuvo cuando se desmayó en brazos de su papá y empezó a convulsionar.

Los presentes en el lugar la sostenían con todas sus fuerzas, pero la niña era más fuerte y a ratos lograba zafárseles, comentaron.

Los gritos de la menor se escuchaban y así mismo las oraciones de los presentes, quienes después de aproximadamente una hora la llevaron a la iglesia, donde ellos se concentran, dijeron sus familiares.

UN CULTO. En el lugar, y en una ceremonia más íntima y privada, el pastor de la congregación cristiana, Rodolfo Giler, sacó el espíritu maligno que por más de dos horas se apoderó de la niña. “Fui un instrumento de Dios para salvar a la menor de ese ser malvado”, dijo el religioso.

Giler hizo un llamado a los padres de familia a que conversen con sus hijos y evitar que también caigan en situaciones malignas.

Loading...