Niño de cinco años murió al caer a un estero mientras estaba jugando | El Diario Ecuador

En medio del dolor que significa perder un hijo fue sepultado ayer el pequeño Alan Antonio Chica Campoverde, de cinco años de edad.

El pequeño murió ahogado la tarde del domingo. 

Un primo lo encontró flotando en el Estero Blanco, ubicado en el recinto del mismo nombre, de la parroquia Febres Cordero de Babahoyo.

Según los familiares del niño su inocencia lo llevó a la muerte. 

Luego de jugar, con su hermana y un primito cerca del estero, el pequeño decidió acercarse al río ubicado a 50 metros de su casa. Al parecer resbaló y se ahogó.

El cuerpo fue encontrado a las 15h30 informó su padre Francisco Chica.

“Jamás pensé que esto iba a pasar”, indicó Chica, asegurando que en el momento de la tragedia se encontraba en Babahoyo junto al abuelo del menor para retirar un televisor.

Al retornar a su casa observó un tumulto de personas cerca de su vivienda, al preguntar qué pasaba se enteró que el menor de sus hijos se había ahogado.

> Dos ahogados. El niño estudiaba el primer año de básica en una unidad educativa, ubicada a  30 minutos, en vehículo, del recinto Estero Blanco. 

Fue en esta institución en donde junto a sus compañeritos recibió un agasajo el último viernes por motivo del Día del Niño.

Marcelino Chica, abuelo del menor fallecido, contó que en dos años le ha tocado sepultar a dos de sus nietos por el mismo motivo, ahogamiento. 

Afligido por la tragedia Chica indicó que hace  24 meses sepultó a su primer nieto.

El niño tenía tres años y murió en el mismo estero.  

Tras ser rescatado del agua, horas más tarde del suceso, el cadáver del menor fue llevado hasta la morgue de Babahoyo para la autopsia. 

Alan fue sepultado en el cementerio general de Babahoyo.

Loading...