Ecuador: Pescadores a la deriva sobreviven con lata de atún

Habían pasado apenas pocas horas de haber sido rescatados y 4 de las 9 personas que sufrieron ataques de piratas ya estaban arreglando redes de pesca que pretendían vender y así retomar la actividad.

En la comunidad de Los Arenales de Crucita muchos comentan sobre el atraco de cinco motores y una lancha que sufrieron estos pescadores la noche del pasado martes frente a las costas del cantón Jama, en el norte de Manabí.

En 20 minutos, unas cinco personas desvalijaron a los pescadores que laboraban en esa zona. Incluso como lo reconoce Erwin Calderón, uno de los pescadores, los asaltantes tuvieron tiempo de revisar la comida que tenían para comérsela ahí mientras se les llevaban los materiales.

“Se las andaban comiendo esos muertos de hambre, revisaban y se comenzaban a comer… solo nos quedamos con hacer esfuerzos y no paniquearnos (asustarnos), y pensar en nuestras familias”, relató el pescador Erwin.

Darwin Calderón, hermano de Erwin, reconoció que durante ese incidente los agredieron y que ahora solo esperan ayuda de alguna institución, pues, dijo, se sienten indefensos.

La forma como subsistieron, dicen, es un milagro, ya que, pese a que los “piratas de mar” les saquearon todo el alimento que tenían en la embarcación, no se percataron de una lata de atún, que se volvió en la esperanza de todos, señaló Erwin.

“Ahí comimos un poquito y algo de agua para tomar también nos quedó”, recordó.

De acuerdo con la información del Servicio Integrado ECU-911 de Portoviejo, al momento de ser localizados los 9 pescadores se los halló con señales de deshidratación.

Daniel Calderón, propietario de cuatro motores y una lancha robados la noche del martes, dijo que esta situación es lo mismo que se evidencia en otras localidades pesqueras del Litoral ecuatoriano. Donde incluso, en algunas caletas, los pescadores deben dormir en sus pangas o pagar una guardianía para evitar el robo de los motores cuando no están en faenas y la embarcación queda anclada cerca de los puertos.

Cree que la ayuda es mínima y que investigar sobre los objetos asaltados quedará en manos de los perjudicados.

Las pérdidas para él tras el robo de motores y la lancha superan los 35 mil dólares.

Pero quien estaba a la deriva literalmente era Ecuador Pinargote, quien a más de ser asaltado la noche del martes sufrió un robo en su domicilio el miércoles en instantes que su esposa buscaba ayuda para que lograran ubicarlo luego de que los piratas de mar lo dejaron a la deriva.

“La noche del miércoles mi esposa salió de la casa para pedir ayuda y ahí los ladrones se llevaron un dinero que tenía… no me da vergüenza decir que no tengo ni para comer”; relató con incertidumbre y cierta frustración Pinargote.

Por ahora los pescadores ya alistaban artes de pesca para salir nuevamente al mar, ocupación que se niegan a dejar, pues dicen que no tienen otra para llevar el pan a sus casas. (I)

Operativo
Rescate
Zona

El ECU-911 reportó que el hecho se suscitó a 30 millas de la playa El Matal de Jama, en Manabí. Una tripulación de rescate de la Armada con cinco efectivos y una ambulancia del Ministerio de Salud se movilizaron para atender a los afectados en el Retén Naval de Crucita. Parte de los pescadores rescatados presentaban un cuadro de deshidratación, según la entidad.

Loading...