Inicio Educación Los profesores gastan un cuarto de tiempo de la clase en poner...

Los profesores gastan un cuarto de tiempo de la clase en poner orden

Tener un buen comportamiento en clase es importante para obtener un buen rendimiento de los alumnos, pero no siempre se consigue. En España, los profesores de Primaria emplean un 18 por ciento del tiempo en poner orden, mientras que en Secundaria este porcentaje baja hasta el 16%, un resultado ligeramente superior al promedio de países de la UE (14%) y de la OCDE (13%). A eso se añade que hay un 18 por ciento de profesores experimentados, es decir, que llevan más de cinco años en la enseñanza, que se sienten incapaces de controlar las conductas disruptivas de sus alumnos. Entre los “novatos” en la enseñanza ese porcentaje aumenta hasta el 34%. Así, el tiempo que se dedica en el aula a la enseñanza y el aprendizaje ha disminuido en dos puntos porcentuales, tal y como se refleja en el informe TALIS (Teaching and Learning International Survey), una encuesta internacional que se realiza cada cinco años promovida por la OCDE que evalúa a nivel mundial las condiciones de enseñanza y aprendizaje de los profesores. Su objetivo es proporcionar información que ayude a confeccionar políticas educativas que favorezcan el desarrollo de una profesión de calidad. En Esta edición participan 45 países, además de siete comunidades autónomas.

Si hay algo en lo que España mejora es en clima escolar. El 96 % de los profesores se llevan bien con sus alumnos, aunque el 5 por ciento admite que hay comportamientos intimidatorios o de acoso escolar en sus centros, una proporción que es casi tres veces más alta en el promedio de la OCDE (14%). Del mismo modo, también han disminuido en seis puntos el porcentaje de directores que aprecian intimidación tanto física como verbal. En los últimos años, han resultado de gran utilidad la implantación de los planes de convivencia de los centros, que establece los criterios y objetivos, además de los procedimientos a seguir para la prevención o la actuación en momentos conflictivos. A esta circunstancia se añaden los protocolos fijados contra el acoso escolar en las distintas comunidades autónomas, que han jugado un papel determinante para evitar caso, aunque aún sigan detectándose.