21D: arranca la campaña más abierta

ERC inicia la campaña electoral como favorita en las encuestas en número de escaños, pero con menos ventaja de la esperada y la deseada. Este lunes, en el inicio del camino hacia el 21D, publicó su programa electoral, en el que propone una negociación bilateral que “haga posible el acceso a Cataluña a la plena independencia y la efectiva y pacífica articulación democrática de la república”.

ERC también asume el compromiso de “exigir la liberación de los presos políticos –3.500 personas se manifestaron anoche por la liberación en plaza Sant Jaume–, la retirada de los efectivos policiales responsables de la represión del referéndum del 1 de octubre y la finalización de la presión policial y judicial que coarta” a cargos electos. Critica, además, el 155, y propone un “gran diálogo de país” que ensanche la mayoría a favor de la república.

Entre las 50 medidas republicanas se incluyen puntos para el fortalecimiento económico, la cohesión social, el bienestar, la igualdad de oportunidades y los derechos y libertades civiles. Por ejemplo, un programa para la internacionalización de empresas, atracción de empresas, consolidación de una banca pública catalana y una rebaja de la tributación, simplificar el Impuesto de Sociedades para pymes, entre otros como establecer un salario de referencia y luchar contra la precariedad.

Cs, en una azotea, e Iceta se ve presidente

Ciudadanos da el pistoletazo de salida hacia el 21D en el barrio barcelonés del Parc i la Llacuna, en el Poblenou. Allí, ante 200 personas en una azotea, la candidata de la formación para el 21D, Inés Arrimadas, estuvo acompañada por el presidente del partido, Albert Rivera. La formación pretende articular un ejecutivo constitucionalista para evitar que el proceso independentista se alargue otra legislatura.

Miquel Iceta empieza con fuerza su carrera hacia la presidencia de la Generalitat. Con el ritmo que lo caracteriza, el candidato del PSC ha dicho que se muere de ganas de presidir esta autonomía tras el procés. Lo ha dicho en el acto de inicio de campaña, en el Teatre Joventut de L’Hospitalet de Llobregat.

Allí ha prometido aparcar diferencias ideológicas y ser el presidente de todos: “Es momento de unidad, acuerdo, diálogo y puentes, no de trincheras ni fronteras”. Además, ha remarcado que no hará presidente a ningún candidato independentista, y ha reivindicado el catalanismo político para acercar posicionamientos y alcanzar acuerdos.

Iceta ofrece una Cataluña colaboracionista con el Gobierno, pero pide un trato justo para la autonomía. Junto al candidato han intervenido el número tres de la lista, Ramon Espadaler, y el exfiscal Carlos Jiménez Villarejo (ha comparado el independentismo con el “golpe de 1936”) , que cierra la lista de modo simbólico.

Junts per Catalunya, sin Puigdemont

La otra gran formación independentista, Junts per Catalunya, con Carles Puigdemont al frente, llamó a ir a votar para ganar las elecciones. La directora de campaña, Elsa Artadi, recordó “a los presos políticos” que aún están en prisión al grito de “Libertad” del millar de asistentes que han asistido al acto de apertura de campaña.

Ha abierto campaña en Barcelona, desde el centro de prensa de Jaume Roures desde el que se siguió el transcurso del 1-O. Como en el mítin de ERC, había sillas vacías con un lazo amarillo, en recuerdo a Puigdemont, Jordi Sànchez, Joaquim Forn, Lluís Puig y Clara Ponsatí.

En el acto, que presentaron el director teatral Joan Lluís Bozzo y la periodista Pilar Calvo, también intervinieron Francesc de Dalmases, Anna Tarrés, Salvador Cardús, Laura Borràs y Eduard Pujol, todos ellos miembros de la candidatura, y se recordó al compositor Carles Santos, que ha muerto este lunes.

Ofrenda de la CUP

Candidatos de la CUP-Crida Constituent realizaron un homenaje en el instituto Jaume Balmes de Barcelona, que fue sede en el 1-O, dejando flores en su puerta. El candidato, Carles Riera, quiso con esta ofrenda en el instituto de Barcelona homenajear a todos aquellos que “hicieron posible” el derecho a voto en el referéndum. Riera recordó que el instituto Jaume Balmes fue uno de los centros donde el Estado “impidió que el pueblo ejerciera la democracia”.

Entre tanto, la Junta Electoral Central ratificó la prohibición de símbolos que “puedan considerarse partidistas”, entre los que menciona banderas, lazos y pancartas, y mantiene que los poderes públicos están obligados a abstenerse de colocarlos en edificios y lugares de titularidad pública, así como de retirar los que se colocaran anteriormente.

[NOTICIA EN AMPLIACIÓN]

Loading...