Inicio España Argelia refuerza la lucha contra la migración ilegal

Argelia refuerza la lucha contra la migración ilegal

Entre dos decisiones judiciales de gran impacto para el Gobierno suscitadas en apenas 24 horas –la posible investigación a Pablo Iglesias en el Supremo y la anulación del cierre de Madrid acordado por Sanidad–, Pedro Sánchez logró encajar una visita exprés a Argelia largamente demorada por la pandemia y para la que se habían acumulado asuntos de gran calado geoestratégico que urgía resolver o, cuando menos, encauzar. El presidente del Gobierno volvió anoche a la Moncloa visiblemente satisfecho, pese a los nubarrones que se ciernen sobre su cabeza en la escena política doméstica, al estar, según sus asesores, siempre más pendiente de las grandes transformaciones y los objetivos a largo plazo que de los conflictos y miserias del día a día.

Tras toda una noche de intensas negociaciones entre las partes, a primera hora de la mañana de ayer ya quedó resuelto con éxito una de las prioridades del viaje: la garantía del suministro del gas argelino a España para los próximos diez años con el nuevo contrato sellado entre Naturgy y la estatal Sonatrach (más información en Economía), preservado de la volatilidad del mercado y de las inestabilidades políticas del Magreb ante el conflicto en la vecina Libia. Ya al mediodía, Sánchez fue recibido en audiencia en el palacio El Muradia por el presidente de Argelia, Abdelmayid Tebun, en una cita que se demoró mucho más de lo previsto. Con él y previamente con el primer ministro argelino, Abdelaziz Yerad –ambos en el poder desde diciembre del 2019, tras la retirada forzada de Abdelaziz Buteflika tras veinte años de mandato–, Sánchez abordó otras cuestiones perentorias, como la cooperación en materia de migración, seguridad y lucha contra el terrorismo yihadista, así como el papel estratégico de Argelia para la estabilidad de toda la zona.

El mandatario español resalta a Argelia como pieza clave para la estabilidad de toda la región del Magreb

Sánchez acordó celebrar el año que viene, cuando la pandemia lo permita y ya como anfitrión, una nueva reunión de alto nivel con Argelia, país que definió como un “socio estratégico para España y también para Europa”. Así, además de la estrecha colaboración en materia energética y otros ámbitos comerciales y económicos, para los que Sánchez auguró un amplio margen de crecimiento de la inversión española, destacó las políticas de seguridad, incluida “la estrecha y eficaz cooperación en la gestión y el control de los flujos de migración”. Este es un problema acuciante, habida cuenta de que la inmigración irregular que llega a las costas españolas procedente de Argelia se multiplicó por cinco en el último año.

El mandatario español consideró “muy positivas” las conversaciones mantenidas con el nuevo Gobierno argelino. La migración irregular no sólo es un problema de los países que la reciben, según advirtió, sino también de los países de tránsito y de origen. Y el “diagnóstico compartido” es que se trata de un “desafío conjunto”. No solo tiene la dimensión de la seguridad, sino que el objetivo es que en los países de origen se creen oportunidades de desarrollo económico que eviten estos flujos. Pero Sánchez puso el acento en la lucha contra el tráfico irregular de personas, “contra las mafias que trafican con seres humanos”. Y quiso lanzar “un mensaje muy contundente contra las mafias que trafican con seres humanos y ponen en riesgo su vida”. El camino abierto de “cooperación reforzada” en el ámbito de la migración irregular con Argelia aseguró que es “muy fructífero”. “Y vamos a empezar a trabajar desde ya”, zanjó.

Argelia también es clave para la estabilidad de toda la región del Magreb, y tiene fuerte influencia sobre el Sahel, por lo que Sánchez aseguró que “está llamada a jugar un papel fundamental ante las inestabilidades en países vecinos como Libia”. Así, abogó por la “búsqueda de soluciones políticas dialogadas a las crisis que ponen en peligro la estabilidad de la región”.

El presidente español culminó su estancia en Argel visitando la cueva donde estuvo escondido Miguel de Cervantes en uno de sus intentos de fuga. “Una parte de Cervantes pertenece a esta tierra y estamos orgullosos de compartirlo”, celebró. La agenda internacional de Sánchez tiene a Túnez, Marruecos y Turquía como próximos destinos.