Aznar comunica a Rajoy su renuncia a la presidencia de honor del PP

Ruptura definitiva entre José María Aznar y Mariano Rajoy. “Quiero comunicarte, por medio de estas líneas, mi decisión de renunciar a la presidencia de honor del PP”, le trasladó por carta. También hablaron por teléfono, tras mucho tiempo sin contacto. No irá al congreso nacional de la formación, que se celebrará en febrero en Madrid. También pierde su sillón en el Comité Ejecutivo. “Mantengo mi condición de militante, adquirida hace casi ya 38 años”, precisó Aznar por escrito.

La noticia provocó una gran conmoción en el PP. Más en unos que en otros, por supuesto. La misiva se conoció pocas horas después de que la dirección nacional presentara su ponencia política y de estatutos, contraria a su reclamación -se lo dijo cara a cara a Rajoy- de que implantara el sistema de “un militante, un voto”. Preguntado por la posible asistencia de Aznar al cónclave, Fernando Martínez-Maillo escurrió el bulto y dijo que podía asistir aún sin cursar una invitación formal. En privado, fuentes de la dirección reconocieron, antes de conocer la bomba informativa, que lo mejor era que no pisara el congreso.

“Hoy la nueva situación de FAES, que desde su creación en Valladolid en 1989, siendo yo presidente de la Junta de Castilla y León, ha estado vinculada al PP; su independencia, y por consiguiente, su desvinculación del PP, aconseja, sinceramente, esa decisión”, razonó Aznar por escrito. Y recordó también que ningún patrono de la fundación ocupa cargo alguno, ni tan siquiera honorífico, en ninguna formación política. “Como presidente de FAES, no deseo ser una excepción”, subrayó.

Por todo ello, Aznar no estará en el congreso del PP. Será la primera vez que ocurra desde 1979. Rajoy tuvo que escuchar más de un reproche en los últimos dos cónclaves. “No tengo palabras para expresar mi gratitud, reconocimiento y afecto a los militantes del PP por su dedicación, esfuerzo y servicio a España y, particularmente, por su generosidad y lealtad hacia mí durante tantos años. Me siento muy orgulloso de ser uno más entre ellos”, transmitió a las bases de la formación.

A Rajoy, se limitó a desearle “los mejores aciertos” en su tarea. La relación entre ambos estaba prácticamente rota. “Le cae peor que sus peores enemigos”, llegaron a deslizar en su día algunos marianistas. “Si de algo se arrepiente Aznar es de designarle como sucesor”, sugirieron desde FAES.

Loading...