Badia se juega su patrimonio por el derrumbe de nichos en Montjuïc

La gestión del derrumbe de un bloque de 144 nichos en el cementerio de Montjuïc el pasado 15 de septiembre podría derivar en una responsabilidad económica para el concejal de Presidencia, Eloi Badia, derivadas de las indemnizaciones que reclaman las familias afectadas. Según avanza Metropoli Abierta, el Tribunal de Cuentas podría intervenir ante la decisión de que no interviniera ningún profesional en la separación y clasificación de los restos mortales. Algo parecido a lo que ocurrió con el accidente del YAK-42.

También se vería afectado el director general de Cementiris, Jordi Valmaña. Ambos podrían responder con patrimonio personal ante las presuntas negligencias detectadas, según las fuentes legales consultadas por el digital. Algo parecido a lo que ocurre con el expresidente de la Generalitat Artur Mas. El Tribunal de Cuentas interpuso una fianza de más de 5,2 millones de euros por los gastos de organización de la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014 sufragados por el erario público.

Póliza de responsabilidad civil

En el caso del cementerio de la capital catalana, se llegaría a este extremo, según el relato jurídico, por las decisiones que tomó el Ayuntamiento de Barcelona al conocer primero el mal estado del bloque de nichos y por mezclar los restos mortales tras el derrumbe.

Cementiris de Barcelona, la empresa pública que contestará a las demandas de las familias, cuenta con una póliza de responsabilidad civil con un límite de unos 150.000 euros. El importe que exceda de esta cifra podría ser asumida directamente por la sociedad municipal y sería la que deberían pagar entre Badia y Valmaña si así lo decidiera el Tribunal de Cuentas.

Loading...