Inicio España Casado ve «claro» que Sánchez quiere elecciones: «Es el peor presidente de...

Casado ve «claro» que Sánchez quiere elecciones: «Es el peor presidente de España y espero que sea el más breve»

El presidente sostiene que no desea la repetición de unos comicios que ya ganó

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El líder del PP, Pablo Casado, ha asegurado este miércoles que el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ya es «sinónimo de inestabilidad» porque lleva «jugando con España un año entero». Por eso, y tras señalar que «no da la talla» para el puesto que ocupa, ha afirmado que «ha quedado claro» que quiere elecciones generales el 10 de noviembre.

«Es el peor presidente de la historia de la democracia y lo que espero es que sea el más breve», ha espetado Casado a Sánchez durante su segunda intervención en el Pleno del Congreso convocado para informar de las últimas cumbres europeas.

En su réplica, Sánchez le ha contestado al líder ‘popular’ que él es el primer interesado en no repetir unas elecciones que ya ganó, lo que ha desatado carcajadas en las bancadas de la oposición. El líder del PSOE no ha desaprovechado la ocasión para pedir al PP que se abstenga para permitir su investidura si le parece tan importante que las Comunidades Autónomas reciban la financiación que precisan.

«SÁNCHEZ YA ES SINÓNIMO DE INESTABILIDAD»

Casado ha afirmado rotundo que Sánchez «lleva jugando con España un año entero» y «ya es sinónimo de inestabilidad». Dicho esto, le ha recordado que tiene otras alternativas antes que «tocar la puerta del PP» para pedir su abstención en la investidura, además «aporreándola, insultando» y con «calumnias».

Es más, ha resaltado que Sánchez es «incapaz de pactar». «Como Atila, por donde usted pasa no crece la hierba, pero me pide a mí humildad. Pero viviendo de una persona tan humilde como usted produce hilaridad», ha resaltado.

El presidente del PP ha recriminado a Sánchez que le pida al PP la abstención, algo que es «imposible», sobre todo porque «ha pactado en Navarra con Bildu». «Y me daría vergüenza con 11 compañeros del Partido Socialista asesinados por ETA que pacten con los herederos de Batasuna que aún no han condenado el terrorismo etarra. Por eso, es imposible que pactemos nada», ha apostillado.

Es más, ha subrayado que es «imposible» esa abstención de su partido porque Sánchez «pacta con el Le Pen español», en alusión al presidente de la Generalitat, Quim Torra. «Dice que el PP si no habla de Puigdemont, Maduro o ETA nos quedamos sin discurso, pero usted si no habla con Bildu, ERC y Podemos se queda sin ningún gobierno», ha dicho.

Sánchez ha subrayado la incoherencia del PP cuando reprocha al PSOE apoyarse en Podemos y ERC para formar gobierno y al mismo tiempo se niega a permitir la investidura del socialista para evitar así que la gobernabilidad descanse en fuerzas independentistas.

También ha cuestionado la veracidad de algunos de los datos expuestos por el líder del PP para criticar la gestión de Sánchez al frente del Gobierno. Así, ha subrayado que las entradas irregulares de inmigrantes han caído un 45% este año en relación con el periodo en que gobernó el PP; ha ratificado los resultados y el compromiso del PSOE con la reducción del déficit público y la deuda; y ha puesto en valor las buenas perspectivas de crecimiento económico que mantiene España, y que confirman los organismos internacionales.

«Nosotros somos unos chavistas que queremos aliarnos con Podemos para que vuelva el paro, el déficit y los altos impuestos. No pueden hablar de la corrupción porque eso es algo patrimonio del PP», ha ironizado.

CORRUPCIÓN

Casado ha afeado a Sánchez que aluda a los casos de corrupción que han afectado a miembros del PP cuando, según ha dicho, el PSOE tiene dos presidentes «sentados en el banquillo», en alusión a Manuel Chaves y José Antonio Griñán y el caso de los ERE. «No le tolero que me intente hacer responsable de lo que pasó en el PP hace décadas y que afortunadamente en un Estado de Derecho tienen que juzgar los jueces», ha exclamado.

En materia de financiación autonómica, ha agradecido a Sánchez que sea «sincero» al reconocer que si el PP quiere que haya fondos para las comunidades autónomas, que se abstengan en una sesión de investidura. «Está chantajeando a las autonomías con los fondos de sanidad, educación… diciendo que nos abstengamos», ha denunciado.

Después de que Sánchez le haya acusado de exponer datos económicos «falsos», el presidente del PP ha afirmado que acude a la Cámara con «los deberes hechos», a pesar de que no tiene «670 asesores económicos» como el jefe del Ejecutivo.

En cualquier caso, ha dicho que este debate ha servido para ver la «verdadera cara» de Sánchez porque se ha «quitado la careta» y le han visto «descompuesto». «Hemos destapado cuál era su auténtica pretensión: estar en permanente campaña electoral porque es incapaz de gobernar», ha aseverado.

Finalmente, ha criticado que Josep Borrell siga sentado en el Consejo de Ministros y ha recordado las críticas que en su día los socialistas hicieron a Miguel Arias Cañete por seguir como ministros cuando era candidato a las europeas. «Y viene aquí un comisario in pectore como ministro», ha exclamado, al tiempo que ha recordado que la ministra Nadia Calviño tampoco ha sido designada para el FMI.

«No venga a presumir de lo que no tiene y, sobre todo, no venga aquí a restregarnos que no es capaz de formar gobierno», ha enfatizado, para recordar que el propio Sánchez dijo en su día a Mariano Rajoy que la responsabilidad de formar gobierno es «en exclusiva» del candidato.

En su última intervención, Sánchez ha recordado que las elecciones se anticiparon –celebrándose el 28 de abril– no porque PSOE y Podemos no se entendieran sino porque «el independentismo y la derecha se unieron para tumbar unos prespuestos sociales después de muchos años de recortes sociales».

Y ante esos comicios, ha dicho que ahí vieron el «significado» de España Suma, la iniciativa que impulsa el PP para aglutinar el voto de centro-derecha, y que, a su juicio, consiste en «sumar con quien sea cn tal de hacer caer al PSOE del Gobierno».

Dicho esto, ha señalado lo «contradictorio» que es que Casado saque «pecho» de las cosas que hizo el PP pero sea «el primer líder del PP que quiere ir a unas elecciones escondiendo las siglas del Partido Popular», algo que, según ha dicho, parece que «no ha gustado mucho» a algunos ‘barones’ del partido como Alfonso Alonso. «En el PSOE eso no lo habrían permitido; estamos muy orgullosos de nuestras siglas», ha concluido.