Cazada la vice Soraya aparcando el coche oficial en el carril bus de la Gran Vía para comprar en Primark

No fue por una urgencia, como le ocurrió a Esperanza Aguirre, que necesitaba sacar dinero de un cajero bancario. Tampoco en misión oficial. No ha habido en esta caso ni multa, ni huida, ni moto de los agentes de circulación tirada por los suelos.

Lo de la vicepresidenta ha sido puro relajo. Sáenz de Santamaría regresaba de ser entrevistada en la cadena COPE por Carlos Herrera cuando decidió hacer la parada en la principal arteria comercial de Madrid.

El Audi de la vicepresidenta y el coche en el que viajan sus escoltas se detuvieron a las 10.25h para que su jefa de gabinete María Pico y ella bajasen a entrar en la tienda de ropa, en la que permanecieron cerca de un cuarto de hora.

El coche oficial de la vicepresidenta del Gobierno ha permanecido hoy parado durante 12 minutos en el carril bus de la Gran Vía madrileña mientras la dirigente entraba en el establecimiento de Primark aledaño con su jefa de gabinete.

Un Audi de color negro, y otro vehículo de la marca Citroën con su escolta se han detenido a las 10.23 de la mañana en el carril bus de la citada avenida momentos antes de que Sáenz de Santamaría bajara del primer vehículo con dirección a la tienda.

Los vehículos se han encontrado parados en todo momento en el citado carril hasta que la vicepresidenta ha regresado, a las 10:35 horas. Esta maniobra está penada con 200 euros de multa por el Ayuntamiento de Madrid aunque el tiempo de parada sea de un solo minuto.

Desde la oposición, ha sido el portavoz parlamentario de Podemos, Íñigo Errejón, quien ha criticado que la vicepresidenta haya caído en el mismo “error” de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre al aparcar su coche oficial en un carril bus en el centro de la capital.

“Creo que podía haber aprendido de ese error”, ha subrayado Errejón en declaraciones en el Congreso. El dirigente de la formación morada ha comentado que “pudiera ser” que a “algunos”, “de tanto acostumbrarse a que las instituciones son “patrimonio privado”, consideren que las calles también lo son: “Pero no, no lo son”.

Loading...