Charo Cañete: “Si el PSOE cree ahora que España es una nación de naciones, eso le posiciona en el lado separatista”

María del Rosario Cañete Aguado, portavoz de CINC en el País Vasco

María del Rosario Cañete Aguado, Charo para los amigos, es abogada y portavoz en el País Vasco del partido de centro izquierda CINC (Centro Izquierda Nacional). Fue quien redactó el escrito ante la Delegación del Gobierno para impedir que Carles Puigdemont utilizara la sede del Ayuntamiento de Madrid y justificase su premeditado golpe de Estado contra España. Es una mujer de izquierda, que se siente española y que ha destacado por su lucha antinacionalista en un lugar como el País Vasco.

Charo contempla con estupor cómo el PSOE ha dejado de representar los intereses de la izquierda moderada y se entrega, paulatinamente, a los brazos de nacionalistas y a la izquierda radical.

Desde la izquierda moderada… ¿Cómo ven ustedes al PSOE?

Desde la izquierda moderada, fuera del PSOE, contemplamos un partido segmentado que desde varios postulados pudiera parecer que intenta reconstruirse, pero que en todo caso ni cumple las expectativas de sus votantes como se comprobará en las siguientes elecciones y de lo que no hay duda es que actualmente no representa a la socialdemocracia.

Usted representa a un partido de centro izquierda en el País Vasco… ¿Qué le diría a Pedro Sánchez cuando define a España como una nación de naciones?

No hay que ser jurista para conocer y poder defender que no existe una nación de naciones, tan solo hay que saber leer, y el artículo 2 de la Constitución Española es meridianamente claro al respecto: ”la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación Española…”, por lo que le recomiendo su lectura.

Creo que con esa construcción “ex novo” Pedro Sánchez solo ha pretendido -como ya lo ha manifestado Antonio Roblesasegurarse los votos catalanistas del PSC para ganar las primarias, y en todo caso hacer demagogia como le ha recordado un amplio sector de su propio partido.

¿Cree que el PSOE tiene una política clara para luchar contra el separatismo?

Le reitero lo ya manifestado anteriormente, el PSOE actualmente está en proceso de reconstrucción por lo que resulta fútil hablar de su política, no obstante, en el País Vasco le recuerdo el pacto que recientemente ha suscrito con el PNV, que dista mucho de luchar contra el separatismo, sino todo lo contrario, además sus recientes declaraciones tildando a España como nación de naciones le posicionan justamente al lado del separatismo.

“Los pactos y los guiños a los partidos nacionalistas alejan estrepitosamente al PSOE del concepto de izquierda moderada”

El PP tampoco parece que dé muestras de fortaleza para luchar contra el nacionalismo ¿España tiene salida o vamos abocados a la paulatina destrucción de la nación?

Por supuesto que España tiene salida, el problema es que desde hace muchos años el bipartidismo ha negociado interesadamente con los partidos nacionalistas, y actualmente son cautivos de sus pactos. Nuestra fuerza (la de Centro Izquierda Nacional) nos la dan los ciudadanos, gente corriente, que está cansada de asistir pasivamente y contemplar como espectadores el deteriorado escenario político que tenemos en la actualidad. Creemos en esos ciudadanos, que poco a poco van despertando de su letargo y se dan cuenta de la vorágine nacionalista y de corrupción en la que “los políticos” del bipartidismo nos han sumido en los últimos años, y se van posicionando cada vez con más valentía ante tanta atrocidad (por poner un ejemplo: desigualdad social, educación, sanidad…) reclamando una igualdad para todos los ciudadanos dentro de su país, a la par que libertad.

¿Ha desaparecido la izquierda moderada del mapa político español en pro de los extremismos?

Actualmente y desgraciadamente sí, si le quedaba algún resquicio al PSOE, los últimos acontecimientos tras el proceso de primarias, y las declaraciones del candidato del PSOE han puesto de manifiesto lo contrario, parece ser que ya no les importa el fracaso educativo y que España esté entre los últimos en los controles realizados desde Europa. Los pactos y los guiños a los partidos nacionalistas alejan estrepitosamente al PSOE del concepto de izquierda moderada.

Ese espacio de izquierda moderada al que se refiere, actualmente y me atrevo a decir que exclusivamente lo ocupa Centro Izquierda Nacional, partido que represento en el País Vasco, si bien no tenemos representación política ante nuestros conciudadanos (aún no hemos tenido ocasión de presentarnos por la juventud del mismo), no dude que se hablará de CINC a muy corto plazo como un partido que representa y defiende la social democracia y por ende el bienestar común desde la libertad y la igualdad.

El PSC es un partido nacionalista consentido por el PSOE. Igualmente lo son las franquicias del PSOE en el País Vasco, en Valencia y en Baleares. Si ya no es Español, si no es Obrero y tampoco Socialista ¿no cree que la única sigla que representa realmente al PSOE es la P de partido?

Con su pregunta usted mismo se ha contestado, no obstante, le diré que desconozco que será del PSOE o en que se convertirá, salvo que cambie exponencialmente su trayectoria y de estrategia política interna, pero actualmente con Pedro Sánchez liderándolo le puedo decir que está más al lado de los separatistas que de defender la soberanía nacional de todos los ciudadanos y de la social democracia de la que voluntariamente se ha apartado, y que sin lugar a duda tendrá su reflejo en las urnas.

¿Cree que con la actual Ley Electoral es posible que CINC consiga algún resultado?

Desde luego que sí, no obstante, no hay que olvidar que la Ley Electoral actual es antigua, data de 1985 tiene 32 años de vigencia, y desde entonces tan solo ha sido objeto de muy pequeñas modificaciones. Lo grave es que no expresa la voluntad de los ciudadanos, porque castiga a los partidos minoritarios y favorece a los partidos nacionalistas, al premiar la concentración del voto del territorio frente al voto individualizado de cada ciudadano.

Es necesario establecer una nueva Ley Electoral que se base en el principio general de “un ciudadano, un voto”, de tal manera que el voto tenga el mismo valor con independencia del territorio en el que cada ciudadano resida

Unas listas abiertas que permita exigir a los representantes elegidos una responsabilidad directa y personal de su actuación.

Igualmente, que la nueva ley regule la elección de cargos unipersonales (presidente del Gobierno, Presidentes de las Comunidades, de las Diputaciones y Alcaldes) mediante elección directa y a segunda vuelta para evitar el arbitrio de conveniencias partidistas.

Esta modificación de la Ley Electoral está dentro del Decálogo de CINC, invito a los lectores a que lean el mismo en la página web http://www.cinc.org.es.

CINC defiende una izquierda moderada española. ¿No cree que defender el concepto de España ya no está de moda? ¿No cree que se está asociando la palabra España a un concepto tan vago como peyorativo? Me explico: ¿España es una palabra facha? 

Comienzo por el final de su pregunta, España no es una palabra facha, pese a que a algunos, principalmente a los sectores nacionalistas y autoritaristas disfrazados de demócratas les interese denominarla así, al igual que al resto de la izquierda que al parecer siguen asociando España irremediablemente con Franquismo, a la par que apoyan en mayor o menor medida movimientos separatistas, pero eso es solo puro interés o en algún caso desconocimiento, propiciado en buena medida por la crisis institucional del Estado y la falta de unidad y cohesión social.

En mi opinión resulta banal decir que España no está de moda, no se puede hablar de modas en algo tan serio cuando estamos hablando del bien común de los ciudadanos, de afianzar la democracia y las instituciones públicas, de respetar y defender la igualdad de todos los ciudadanos, la libertad de los ciudadanos en el reconocimiento y ejercicio de los derechos, proteger y fomentar la convivencia de las distintas culturas, lenguas, ideologías, creencias, religiones, en definitiva de modos de vida y costumbres.

Se puede y se debe defender España desde la izquierda moderada y Centro Izquierda Nacional lo hace lo hace.

¿Es CINC el único partido de izquierda con sentimiento patriótico?

Desde un punto de vista objetivo, no estamos hablando de sentimiento patriótico, sino de propugnar la realidad histórica, cultural y política de España y defender la legalidad y legitimidad democrática de nuestra Constitución, al parecer estos postulados a fecha actual solo se defienden desde la izquierda por CINC.

No obstante, si entendemos como sentimiento patriótico fomentar el respeto a España y la contribución del individuo al bien común, respetando y cumpliendo las leyes, desde ese punto de vista cívico podríamos hablar de sentimiento patriótico.

¿Por qué solicitaron a la Delegación de Gobierno de Madrid que se suspendiera cautelarmente la conferencia de Puigdemont?

Muy sencillo queremos que se respete lo que piden la mayoría de todos los ciudadanos, es decir el respeto a la soberanía nacional que propugna la ley.

Centro Izquierda Nacional es el único partido, que aun sin representación política y sin hacer demagogia, se mueve con un único fin, y es evitar la destrucción de España y mantener el orden constitucional tal y como está concebida en su Carta Magna, procurando un bienestar social, libertad e igualdad a todos los ciudadanos.

Desde ese punto de vista ante la inacción del resto de partidos y del propio Gobierno de la Nación, nos vimos obligados a intentar defender el orden Constitucional y lo que era a todas luces un ataque al mismo. Porque ¿cómo puede alguien exigir un comportamiento conforme a derecho al ciudadano de “a pie”, y con esto me refiero al respeto a las leyes y las decisiones de los Tribunales, cuando los representantes políticos vulneran leyes y decisiones judiciales?

La conferencia de Puigdemont fue un ataque al Orden Constitucional, y lo que es peor, pudo poner en peligro a la ciudadanía al ser considerada por algún sector una provocación en toda regla.

Nos queda la satisfacción de haberlo intentado, al contrario del resto de la clase política que se conformaron con alzar vagamente la voz sin tomar medidas concretas.

El TC advirtió al Gobierno de la Generalitat que se debería evitar actuaciones tendentes a promover el referéndum ¿De qué sirve un Tribunal si no se cumplen sus decisiones?

Efectivamente, pero creo que es el Gobierno de la Nación tan permisivo que tenemos quien debería contestar a su pregunta. Por mi parte con la Constitución en la mano, con los dictados y advertencias de nuestro Alto Tribunal y además con el riesgo de caer en la provocación nacionalista, el Gobierno debería impedir cualquier tipo de acto tendente a promover el referéndum, ya que en tanto que poder ejecutivo le corresponde. Si no lo hace e incurre en inacción es que está fallando.

Si finalmente se convoca el referéndum ¿Debería aplicarse el artículo 155?

Desde luego, pero no porque yo lo diga, sino porque la Ley está para aplicarla y el artículo 155 de la Constitución dice muy claramente que cuando una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes les impongan, o actuara de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno puede adoptar las medidas necesarias para obligarla al cumplimiento forzoso o incluso para proteger el interés general, pero para que ello pueda tener lugar debe hacerse un requerimiento previo al Presidente de la Comunidad Autónoma y en el caso de no ser atendido solo podrá obligar a la Comunidad Autónoma si obtiene la mayoría absoluta del Senado. Si finalmente tiene lugar el Referéndum el Gobierno debe actuar además de la Fiscalía por los actos que se hayan cometido en la promoción, consecución etc. del referéndum.

¿Existe inacción del Estado ante el continuo desafío del Gobierno de la Generalitat?

Obviamente, el Gobierno de la Generalitat desafía como bien dice continuamente al Ejecutivo español que hace bien poco por defender a España, lo que le deja en continua evidencia ante su propio electorado. Pero esto no es nuevo, es el resultado de los pactos que tanto el PP como el PSOE han ido haciendo tradicionalmente con los partidos nacionalistas y que les convierten en sus siervos.

Volviendo a la Conferencia de Puigdemont, le diré que me parece cuanto menos ridículo el acto de manifestación que previamente convocó el Gobierno de la Nación, quien tenía en sus manos las herramientas jurídicas y ejecutivas necesarias para suspenderla y optó por manifestarse, a mi modo de ver hizo un paripé.

Otro tanto ocurrió con la invitación por parte de la Vicepresidenta del Gobierno a Puigdemont a que expusiera su propuesta de referéndum en las Cortes Generales en lugar de hacerlo en el Ayuntamiento de Madrid, pues dicha propuesta iba tarde en el tiempo y no dejaba de ser meramente formal, ya que en ningún caso han realizado medida ejecutiva alguna para suspenderla, permitiendo que se desoyese  los dictados del Tribunal Constitucional y sin tener en cuenta el alto riesgo de desórdenes públicos que podían preverse.

 

Loading...