Cifuentes hace limpia en el Canal y comienza a cerrar empresas en Iberoamérica

El Gobierno regional presidido por Cristina Cifuentes ha decidido adelgazar la estructura del Canal de Isabel II en Iberoamérica y deshacer parte del camino andado por anteriores Ejecutivos del PP. La nueva dirección de la mayor empresa pública de la comunidad de Madrid, encabezada por Rafael Prieto Martín, ha abierto un “periodo de reflexión” para decidir qué hacer con la veintena de sociedades en las que el Canal participa al otro lado del Atlántico. De momento, se ha decidido cerrar aquellas empresas con poco volumen de negocio y escasa plantilla, como las que hay en México y Venezuela, y dejar de lado nuevos proyectos y adquisiciones.

Este jueves 30 de junio el consejo de administración del Canal aprobó por fin llevar a la Fiscalía la compra de la firma brasileña Emissao. Como adelantó El Confidencial, en noviembre de 2013 el Gobierno presidido entonces por Ignacio González pagó 21,4 millones por esta sociedad, que un año después tenía un valor contable de solo cinco millones, cuatro veces menos. Esta operación le ha costado el puesto a la ya ex directora financiera del Canal, María Fernanda Richmond, destituida de sus funciones de dirección pero que de momento sigue en la compañía.

Directivos con empresas ‘offshore’, socios empresariales con vínculos paramilitares, compras sospechosas en las que se detectan “anomalías”… las últimas irregularidades que han salpicado al Canal han obligado a tomar decisiones, aunque fuentes de la compañía aseguran que el Ejecutivo quería tomar un nuevo rumbo antes de que se publicaran las primeras informaciones. A lo que hay que sumar la presión de los grupos de la oposición, sobre todo del PSOE y Podemos, que han llevado al Canal a la comisión de deuda puesta en marcha en la Asamblea y que tienen previsto que la aventura americana del Canal sea protagonista en septiembre en la comisión de corrupción.

Trabajadores del Canal de Isabel II

El entramado societario tejido por la mayor empresa pública de Madrid en Iberoamérica es extenso. Canal de Isabel II creó en diciembre de 2001 Canal Extensia, que a su vez adquirió el 81,24% de Inassa (Sociedad Interamericana de Aguas y Servicios SA), con sede en Barranquilla (Colombia). Su actividad principal “es la gestión de los procesos del ciclo integral del agua” y tiene participación en 20 sociedades en Colombia, República Dominicana, Ecuador, Panamá, Brasil, Venezuela, México y Uruguay. Otro 18,76% es propiedad de Slasa (Sociedad Latinoamericana del Agua SA), una firma ‘offshore’ creada en abril de 2001 en Panamá que tiene entre sus directivos testaferros profesionales que ocupan cargos en casi 300 sociedades.

Cinco empresas generan el 75% del negocio

De esas 20 empresas, cinco se dedican a la gestión del ciclo integral de agua, abastecimiento y saneamiento en 20 municipios de Colombia, Ecuador y Brasil que abastecen a 3,16 millones de habitantes. Estas cinco empresas generan el 75% del negocio del Canal en Suramérica (un beneficio neto de 48 millones de euros en 2015). Además, de las 20 empresas solo seis están participadas íntegramente por el Canal: Soluciones Andinas en Uruguay, Gestión Integral de Suministros en Colombia, Triple A de Ecuador; América Tecnologías de la Información en Colombia, R&T en Colombia y R&T Panamá.

Inassa luego tiene participaciones en 14 sociedades: el 99% de la Triple A de Venezuela, el 98% de Inamex (México), el 94,12% de Recaudos y Tributos de Barranquilla (Colombia), el 82,16% de la Triple A de Barranquilla, el 75% de Emissao Engenharia e Construçoes (Brasil), el 70% de Aguas de Samborondón Amagua (Ecuador), el 70% de Mexaqua (México), el 66% de Fontes da Serra Saneamento de Guapimirim (Brasil), el 65% de la Triple A Dominicana (República Dominicana), el 51% de Watco Dominicana (República Dominicana), el 42% de Inforesa (República Dominicana), el 40% de ASAA de Colombia, el 35,86% de Metroagua de Santa Marta (Colombia) y el 18,76% de Sociedad Latina de Aguas (Colombia).

La auditoría forense que el Canal quiere contratar para fiscalizar las cuentas de sus sociedades al otro lado del Atlántico durará unos cuatro meses

La Comunidad de Madrid, con mayoría en Inassa, ha decidido cerrar las compañías más pequeñas, que apenas generan negocio y con plantillas pequeñas. La idea es irse, de momento, de Venezuela y México, y dejar de lado nuevos proyectos, como los previstos en Costa Rica. Es solo el comienzo. En breve, Inassa contratará una auditoría forense, que hacen pocas compañías en el mundo, para analizar en profundidad y al detalle las cuentas de todas las sociedades al otro lado del Atlántico. “Estos trabajos durarán unos cuatro meses”, señalan las mismas fuentes

Aprobado ir a la Fiscalía

La idea es empezar por la empresa brasileña Emissao Engenharia e Construçoes, SA Ltda, que Inassa adquirió en noviembre de 2013 por 21,4 millones. Un año después tenía un valor contable de solo cinco millones, cuatro veces menos. Inassa adquirió esta sociedad brasileña a través de otra instrumental radicada en Uruguay. En esta firma uruguaya, la empresa pública madrileña compartió accionariado con otra firma ‘offshore’ constituida en Panamá por el bufete Mossack Fonseca y cuyo gestor fue el abogado Ignasi Maestre Casanovasimputado por un juzgado madrileño por ayudar a evadir impuestos al futbolista Xabi Alonso.

Maestre Casanovas es además socio en otras empresas de Edmundo Rodríguez Sobrino, ex presidente ejecutivo de Inassa destituido por el Gobierno regional por tener a su vez sociedades ‘offshore’ en Hong Kong. El consejo de administración del Canal aprobó el jueves 30 de junio llevar a la Fiscalía “las anomalías” detectadas en esta operación, “anomalías que se han detectado en la valoración económica que se hizo de la empresa y la forma de pago para adquirirla. Ahora deberá ser la Fiscalía quien deberá determinar si hubo algo más”, explican desde el Canal.

Loading...