Colau, la gran ausente de la campaña electoral

La paralización casi total de la actividad en el Ayuntamiento de Barcelona por parte del gobierno municipal hacía pensar que Ada Colau iba a ser una de las protagonistas indiscutibles de la campaña para la jornada del próximo 21 de diciembre.

Sin embargo, pasado ya el ecuador de las jornadas de propaganda electoral, la alcaldesa de la capital catalana apenas ha aparecido en los actos de su partido, Catalunya En Comú Podem (CatECP), junto al candidato a presidente de la Generalitat, Xavier Domènech.

Primer acto suspendido

Al desayuno informativo de este jueves le ha acompañado la teniente de alcalde de Urbanismo del consistorio barcelonés, Janet Sanz, mientras Ada Colau participaba en la Comisión de Gobierno, primero, y en el brindis de Navidad con los trabajadores municipales, después.

Sí tenía que entrar en el ruedo del ajetreo electoral horas más tarde, junto a la número 75 de la candidatura CatECP, Marisa Cordero. Tenía que presentar la campaña “Del barrio a la Generalitat” en pleno centro de la capital catalana, en lo que era el primer acto al que acudía para apoyar la candidatura de su grupo, pero media hora antes fue anulado “por problemas de agenda”.

Como en el 26J

Fuentes de su formación han asegurado a este medio que su falta de aparición se debe a que ella no es la candidata. Sin embargo, añaden posteriormente que “sí que está participando en la campaña”, exactamente igual que en las elecciones generales del 26J, cuando la alcaldesa acompañó a Pablo Iglesias y Xavier Domènech a la mayoría de eventos.

Las mismas fuentes argumentan que Colau estuvo presente “el día 2, antes de la campaña. En el acto de inicio también. Y este sábado estará en el acto central”.

‘Ciutat Morta’

Sus opositores en el Ayuntamiento de Barcelona ponen de relieve su práctica desaparición de los planos televisivos –excepto en el programa Sálvame, donde confesó haber tenido una novia en su juventud y se proclamó bisexual— y se hacen conjeturas con que trata de huir de las explicaciones sobre el caso de Rodrigo Lanza.

El presunto asesino de un hombre en Zaragoza es uno de los protagonistas del documental Ciutat Morta, que recibió el premio Ciutat de Barcelona. Lanza fue condenado a cinco años de cárcel por dejar en estado vegetativo a un agente de la Guardia Urbana de Barcelona (GUB) y el documental sirvió como un juicio paralelo que acabó acusando de montaje policial a la Policía Local.

Así lo define Alberto Fernández, líder del grupo municipal popular en el consistorio barcelonés, que ha pedido que se le retire el premio al trabajo audiovisual. A su petición se han unido el sindicato mayoritario de la GUB, CSIF, y Jaume Collboni (PSC), que exigen disculpas por haber defendido en el pasado al presunto homicida. Colau, de momento, no se pronuncia.

Loading...