Colau promete a los empresarios que atajará la turismofobia

La alcaldesa Ada Colau acaba de responder a la treintena de entidades de pequeños y medianos empresarios que le escribieron hace ya un par de domingos para exigirle que se comprometa a acabar de una vez por todas con la deriva violenta de la creciente turismofobia. “El gobierno municipal pondrá todos los medios a su alcance para evitar que hechos como los que se han producido no se vuelvan a repetir”, puede leerse en la misiva firmada por la propia Colau en referencia al asalto contra un Bus Turístic perpetrado dos semanas y pico atrás. “Queremos que los beneficios que produce el turismo irradien al conjunto de los vecinos, mejorando así la calidad de vida de la ciudadanía”, añade Colau en otro párrafo. “Contamos con vuestra colaboración para seguir edificando una Barcelona amable, activa y segura. Será un placer recibirles una vez concluya el periodo estival”, asegura antes de despedirse. La carta está fechada el 4 de agosto, y llegó a su destino el ­lunes.

La esperada respuesta de Colau, no obstante, lejos de atemperar los ánimos de los pequeños y medianos empresarios de la ciudad, está reavivando su indignación. La gestión municipal de la turismofobia está alimentando el divorcio entre el gobierno de Colau y buena parte de los empresarios de la ciudad. El malestar viene de tiempo a atrás. Porque a muchos empresarios les parece que la alcaldesa tardó demasiado tiempo en responderles, porque tienen la impresión de que los comunes están minimizando el problema, porque echan en falta un compromiso institucional mucho más firme en la defensa de su actividad económica. Varios de los firmantes que trataron de llamar la atención de la alcaldesa Colau hace ya un par de domingos coincidieron ayer, tras conocer su respuesta, en lamentar la falta de medidas municipales concretas. “Nos parece que finalmente nos respondió porque se sentía presionada, presionada por los medios de comunicación, los partidos políticos de la oposición y nosotros mismos –dijeron algunos pequeños y medianos empresarios–. Tienen que comprender que nosotros también formamos parte de esta ciudad, que pagamos aquí todos nuestros impuestos, que no somos fondos de inversión anónimos…”.

El gobierno municipal pondrá todos los medios a su alcance para evitar que hechos como los que se han producido no se vuelvan a repetir”

Ada Colau

Alcaldesa de Barcelona

“Lamentablemente –añadieron otros–, parece que Colau no quisiera implicarse en esta cuestión”. “Al menos no tanto como lo está haciendo en otros problemas de este verano, como los del aeropuerto”. “En su carta no hace ninguna referencia a la posibilidad de que el Ayuntamiento se persone en la causa. Sólo señala que ahora corresponde actuar a la fiscalía y al juez”. “Estos días pudimos verla en la fiesta de los ecuatorianos, pero a nosotros no nos llamó nadie del Ayuntamiento para saber cómo estamos, mostrar un mínimo interés, enterarse de cuál es en estos momentos la situación”. “El Ayuntamiento tampoco se interesó por los hoteles que sufrieron ataques los últimos meses”.

De modo que la invitación de la alcaldesa a retomar el diálogo tras las vacaciones tampoco está despertando el entusiasmo de los empresarios. Todo lo contrario. Están decididos a abandonar tras las vacaciones el órgano montado este mandato por el gobierno de Colau a fin de que las entidades ciudadanas puedan discutir todos los temas relacionados con el turismo. “Únicamente nos planteamos quedarnos si acaso la CUP decide condenar el ataque al Bus Turístic reivindicado por sus juventudes… o si acaso los representantes de la CUP deciden abandonar el Consell…”. De todas formas los empresarios entienden que su presencia en este organismo consultivo es irrelevante. “Nosotros tenemos diez representantes de un total de sesenta –agregan–. Y quienes entendemos que están sobrerrepresentados son todos aquellos que pretenden acabar con el ­turismo”.

La invitación de Colau a retomar el diálogo tras las vacaciones no está despertando el entusiasmo de los empresarios

Loading...