Inicio España El Gobierno confía un cambio del PP tras la censura de Vox

El Gobierno confía un cambio del PP tras la censura de Vox

“No es un farol”, zanjan en la Moncloa. Aseguran así que la polémica proposición de ley registrada el martes por el PSOE y Unidas Podemos para rebajar la mayoría parlamentaria necesaria para renovar el Consejo General del Poder Judicial, sin el consenso del PP, no es mera estrategia para presionar a Pablo Casado. “No podemos esperar más”, argumentan, después de que el órgano de gobierno de los jueces lleve casi dos años en funciones y también haya caducado hace tiempo el mandato del Defensor del Pueblo y estén pendientes de renovación el Tribunal Constitucional o el consejo de administración de RTVE, entre otros organismos.

Pedro Sánchez mantiene sobre la mesa esta reforma del Poder Judicial pese a la enorme polvareda política suscitada, ante la oposición frontal del PP, Vox y Ciudadanos y también los reparos expresados por algunos aliados estratégicos como el PNV, ante la ebullición de la carrera judicial y las asociaciones de jueces, e incluso el toque de atención de la Comisión Europea. Ahora bien, en la Moncloa confían en que Casado decida rebajar el pistón de la confrontación política contra el Gobierno, disparado desde el mismo momento de la investidura de Sánchez, y se avenga al menos a pactar la renovación de los órganos constitucionales pendientes.

Veteranos de la Moncloa avisan que el PP no tiene secretos: “Cuando están en la oposición, bloquean”

Un cambio de guion del líder del PP que consideran que podría producirse tras el debate de la moción de censura presentada por Vox contra Sánchez, que arrancará el próximo miércoles en el Congreso y se consumará el jueves con una votación sobre la iniciativa de la ultraderecha abocada al fracaso desde su mismo anuncio antes del verano.

Tras este debate parlamentario, que sin duda será bronco y en el que, más que una prueba de fuego para Sánchez, lo será para Casado, que habrá de medir fuerzas con Santiago Abascal en la disputa por el espacio de la derecha, los socialistas auguran que se podrían abrir nuevas vías de escape para el líder del PP ante una legislatura que prevén larga, una vez se logren aprobar los presupuestos generales del Estado para el año que viene. Ese sería el momento, y cruzan los dedos, en el que Casado podría reactivar la negociación del Poder Judicial.

En el Gobierno, en la dirección del PSOE y del grupo parlamentario socialista, no obstante, hay división de opiniones respecto a esta apertura de Casado tras la moción de censura de Vox. “Se lo debería pensar”, alegan unos. “Nunca hay que perder la esperanza”, confían otros. Aunque también los hay pesimistas sobre el giro del líder del PP: “Hay que perder toda esperanza”.

Para inclinar la balanza a favor del desbloqueo del Poder Judicial, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, confirmó ayer que si a la tercera va la vencida y Casado es capaz de alcanzar un acuerdo, eso “supondría por nuestra parte retirar la proposición de ley que se presentó hace unos días”. Una oferta que se suma a las “concesiones” que el propio Sánchez ofreció el viernes a Casado, desde Bruselas, para renovar el de gobierno de los jueces.

En la Moncloa ya vieron un atisbo de poder reanudar esta negociación en las declaraciones que el responsable de Justicia del PP, Enrique López, hizo el pasado viernes en favor del acuerdo, y que interpretaron como un buen augurio sobre las intenciones de Casado. Aunque la desconfianza es máxima, y los asesores de Sánchez se siguen preguntando si la sucesión de “condiciones” que el líder del PP esgrime para reanudar la negociación no son más que meras “excusas” para el veto.

Algunos veteranos de la Moncloa con Felipe González y Zapatero advierten que “desde finales de los 80 y principios de los 90, el comportamiento del PP no tiene secretos”, ante la renovación de los órganos constitucionales. “Cuando están en la oposición, bloquean”, aseguran. Y aun estando en el poder, recuerdan que Aznar situó al exministro socialista Enrique Múgica como Defensor del Pueblo… contra la opinión del PSOE. Pero Sánchez no tiene por costumbre tirar la toalla.