El Gobierno ningunea el referéndum catalán: ‘Están pensando en elecciones’

“Tienen un ojo puesto en lo que pueda pasar en unas futuras elecciones”. Así ha ninguneado el Gobierno las intenciones de la Generalitat de convocar un referéndum independentista. Soraya Sáenz de Santamaría ha restado importancia a la reunión que el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, mantendrá esta tarde con las formaciones soberanistas y ha reiterado que el Ejecutivo central no está dispuesto a negociar.

“Se reúne con los que le van a decir lo que quiere escuchar”, criticó la vicepresidenta tras presumir del “diálogo” que el PP sí ha mantenido con otros grupos parlamentarios para conseguir salvar los Presupuestos Generales del Estado. Eso sí, pese a ser ella la encargada de la llamada “Operación Catalunya”, constató que las negociaciones con el Govern están cerradas.

“Su posición es referéndum sí o sí y para hablar de eso no puede haber vías abiertas porque ese referéndum no puede celebrarse”, insistió la número dos de Mariano Rajoy, que presumió de haber recabado el apoyo también del nuevo PSOE de Pedro Sánchez para combatir el desafío independendista.

Asimismo, aseguró que el Gobierno siempre ha mantenido informados de sus pasos tanto a la Gestora socialista, como al PSC en Catalunya como al tercer autodenominado “partido constitucionalista”, Ciudadanos. “Nunca hemos dado un paso sin estar todos de acuerdo”, recordó en referencia a la invitación a Puigdemont para que acuda al Congreso de los Diputados a defender su posición. “Es ahí donde en democracia se encuentran soluciones políticas a cualquier problema de España”, zanjó.

“Nosotros [PP, PSOE y C’s] seguiremos trabajando juntos dentro de la ley”, sentenció Sáenz de Santamaría para lamentar que “otros [Puigdemont] prefieren negociar con radicales”. “Quien hoy gobierna en la Generalitat es la CUP, el partido más minoritario de los que se sientan en el Parlament”, argumentó. “La Generalitat cree que puede estar por encima de los catalanes, pero que no tenga ninguna duda de que la legalidad va a ser preservada”, siguió con su discurso.

No obstante, la también ministra para las Administraciones Territoriales no quisó continuar con la política del miedo iniciada por el resto del Ejecutivo y se negó a adelantar si están dispuestos a aplicar el artículo 155 de la Constitución, sacar el Ejército a las calles catalanas o utilizar a los Mossos para que impidan la consulta, como adelanta hoy La Razón. “Puigdemont, con sus anuncios de otros anuncios, está buscando la reacción de todos los demás para alimentar un victimismo que ya no cuela. El Gobierno y los partidos democráticos haremos lo que tengamos que hacer, pero Puigdemont está más interesado en poder decir lo que otros vamos a hacer que en hablar con la sociedad catalana”, justificó la vicepresidenta. Y concluyó;” La secesión de una parte del territorio español no tiene cabida ni en la Constitución ni en el Derecho internacional. El referéndum no es negociable”, zanjó.

Loading...