El PP desembarcará en Catalunya para contrarrestar a los independentistas

Esta vez no sólo habrá el recurso a la justicia –al contrario de lo que ocurrió en el 9-N– para contrarrestar el referéndum que pretenden convocar los independentistas catalanes para el 1 de octubre. Habrá también política y con un doble objetivo: hacer pedagogía, y que se entienda la postura del Gobierno y el PP en la prohibición de la consulta, para que no sólo se escuche una voz en el debate político catalán, la de los secesionistas, pero también para preparar el escenario posreferéndum y que los catalanes puedan comprender que hay vías de salida a la situación política actual.

Con este fin, Mariano Rajoy y toda la cúpula del PP desplegarán una intensa actividad política en Catalunya coincidiendo con el inicio de la campaña del referéndum, que las asociaciones independentistas han fijado para el 15 de septiembre. Ese fin de semana de septiembre, el PP en pleno, con Rajoy, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, los vicesecretarios, y otros líderes populares, además de algún ministro, en especial la representante catalana en el Gobierno, Dolors Montserrat, se concentrarán en Salou (Tarragona), porque el PP ha decidido llevar a Catalunya su escuela de verano.

Mariano Rajoy y toda la cúpula del PP desplegarán una intensa actividad política en Catalunya coincidiendo con el inicio de la campaña del referéndum

No es la primera vez que el PP celebra su escuela de verano en Catalunya. Hace dos años, el PP también desembarcó en Catalu-nya, en aquella ocasión en Lloret de Mar, justo en vísperas de las últimas elecciones, las del 27 de septiembre, que acabaron haciendo presidente de la Generalitat a Carles Puigdemont, tras la exigencia de la CUP de que renunciara a la elección Artur Mas, y que supuso el inicio del actual proceso, que se ha concretado en el intento de convocatoria del referéndum para el 1 de octubre.

Las fechas, en este caso, han sido cuidadosamente elegidas, según fuentes de la dirección del PP. Se habrá celebrado ya la Diada, el Onze de Setembre, que el Ejecutivo considera que será un termómetro sobre lo que pueda ocurrir el 1 de octubre. Para entonces, 15 y 16 de septiembre, se sabrá ya si el Govern de la Generalitat ha decidido desafiar las órdenes del Tribunal Constitucional. De acuerdo con su trayectoria, el TC suspenderá primero y anulará después la ley que regula el referéndum, que ya ha sido registrada en el Parlament de Catalunya y que está pendiente de que sea admitida a trámite por la Mesa del Parlament, momento en que será recurrida por el Gobierno de Rajoy.

Las fechas, en este caso, han sido cuidadosamente elegidas, según fuentes de la dirección del PP

Si el Ejecutivo de Puigdemont ha renunciado a la convocatoria, Rajoy aprovechará ese momento para hacer un primer discurso de mano tendida a los catalanes, ­pero si, como ocurrió el 9-N, el Govern pretende seguir adelante con el 1-O, coincidirá con el inicio de la campaña de la consulta ­independentista, y Rajoy apro­vechará la escuela de verano de su partido para contraprogra-mar ese discurso secesionista.

Pero esa cita de mediados de septiembre no será la única que ha buscado el PP para su presencia en Catalunya. La segunda ocasión tendrá como escenario Barcelona y volverá a suponer la presencia de Rajoy y el PP en pleno. El motivo es la celebración de los 40 años de vida del Partido Popular (antes Alianza Popular), dentro de los foros que el PP ha organizado por toda España con motivo de la celebración de los 40 años de democracia en España, es decir, desde la celebración de las primeras elecciones tras la muerte de Franco, en 1977. En estas citas se abordarán cuestiones relacionadas con la Unión Europea y el vínculo transatlántico.

Para este acto aún no está fijada la fecha en que se celebrará, precisamente porque dependerá de cómo se desarrollen los acontecimientos desde las filas independentistas

Para este acto aún no está fijada la fecha en que se celebrará, precisamente porque dependerá de cómo se desarrollen los acontecimientos desde las filas independentistas. Si este bloque, con Carles Puigdemont y Oriol Junqueras a la cabeza, deciden seguir adelante con algún tipo de consulta –que nunca sería, subrayan en el PP, un referéndum oficial y legal, ni se podría realizar utilizando medios públicos–, el PP estaría dispuesto a celebrar su acto el mismo 1 de octubre, para contrarrestar la propaganda de los independentistas en ese día.

Caso de que esto no suceda, podría ser un poco después, en espera de los siguientes pasos que dé el presidente de la Generalitat, y en especial con la vista puesta en que Puigdemont convoque nuevas elecciones al Parlament. Entonces el acto podría convertirse en el arranque de la campaña electoral de esas elecciones.

Loading...