Inicio España El Rey esgrime la unidad como valor en su retorno a Barcelona...

El Rey esgrime la unidad como valor en su retorno a Barcelona con Sánchez

“Demostremos una imagen de unidad que proporcione un entorno estable”. El Rey aprovechó su presencia ayer en la entrega de los premios de la Barcelona New Economy Week (BNEW) para resaltar que de las dificultades siempre surgen nuevas oportunidades de hacer mejor las cosas y “hacerlas bien”. Y, como ocurre en sus últimas intervenciones públicas, sus palabras también pueden interpretarse más allá del acto en el que se pronunciaron.

Aunque hablaba de superar juntos la crisis económica tras la crisis sanitaria, la imagen de unidad, en este caso institucional, es la que dio viajando a Barcelona con el respaldo explícito del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que le acompañó a pesar de haber convocado un Consejo de Ministros extraordinario en Madrid. Esa nueva oportunidad de hacer bien las cosas, según palabras de Felipe VI, se produce quince días después de que, por decisión del Gobierno, se ausentara del acto de entrega de los despachos a los nuevos jueces que tuvo lugar en Barcelona.

En un acto inocuo políticamente organizado por una entidad semipública como el Consorcio de la Zona Franca, se escenificó el respaldo unívoco del Gobierno a la presencia del Rey en Catalunya. En casi un año, y debido principalmente a la crisis sanitaria, el Rey solo ha visitado Catalunya en dos ocasiones y en ambas en medio de grandes medidas de seguridad y entre las protestas de grupos independentistas. El 6 de noviembre del año pasado lo hizo para, en compañía de la Reina, la princesa Leonor y la infanta Sofía, presidir la entrega de premios de la Fundació Princesa de Girona. El 20 de julio, los Reyes tuvieron que reducir a Poblet su visita a Catalunya dentro de la gira autonómica emprendida tras el levantamiento del estado de alarma.

Ya en situación de seminormalidad, el Rey debía haber estado en Barcelona 25 de septiembre, pero la pugna entre el Gobierno y los máximos representantes del poder judicial acabó por salpicar al jefe del Estado. El Gobierno no consideró oportuno que el Rey viajara a Catalunya, decisión que fue utilizada por los independentistas, representantes de la izquierda radical y la extrema derecha para llevar el agua a su molino y, atacando o respaldando al Gobierno, poner al Rey en medio del debate político. El papel del Rey en Catalunya fue cuestionado, y el Gobierno buscó la primera oportunidad para reparar el error, cuya persistencia en el tiempo iba a hacer cada vez más difícil la presencia de Felipe VI en Catalunya.

La operación preparada por la Moncloa para pasar página estuvo a punto de desbaratarse por la convocatoria del Consejo de Ministros en el que se decretó el estado de alarma en la Comunidad de Madrid, pero Sánchez dejó la reunión en manos de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y acompañó al Rey. La voluntad de Sánchez de escenificar la sintonía de Gobierno y Corona y hacerlo en Catalunya pudo más.

Ningún representante de las instituciones catalanas estuvo presente en el acto celebrado en la estación de França. Al jefe del Estado le recibió en el hall de la estación el presidente del Gobierno, que había llegado unos minutos antes, además de la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera; el teniente de alcalde del Ayuntamiento, Jaume Collboni; el delegado de la Zona Franca, Pere Navarro, y la directora general Blanca Sorigué.

El foro

El acto premió proyectos empresariales en ausencia de las instituciones catalanas

El breve acto de entrega de premios a empresas innovadoras lo inició Navarro agradeciendo al Rey y a Sánchez su presencia en Barcelona. En el acto se distinguió el trabajo de cinco empresas en diferentes categorías de innovación: logística ( Vottun), inmobiliaria ( Rimbo Rent), industria digital ( E4-3D ­Engineering), zonas económicas ( Oimo) y comercio electrónico ( Exum). Tras la entrega de los premios fue el Rey quien tomó la palabra, en catalán y castellano, felicitando al Consorci de la Zona Franca por la iniciativa y para recordar que Barcelona siempre se ha caracterizado por su “carácter cosmopolita y moderno”. En el acto estuvieron presentes, entre otros, el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre; el de la Cámara de España, José Luis Bonet; diferentes empresarios así como el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y el concejal del PP del Ayuntamiento de Barcelona Josep Bou.

La visita al complejo tecnológico de la Zona Franca completó la agenda del Rey y Sánchez en Barcelona, quienes, tras el acto en la estación de França y antes de regresar a Madrid, recorrieron buena parte del complejo para interesarse por el trabajo de las start-up s generadas en la incubadora empresarial, un proyecto pionero a escala europea que se activó hace un año por iniciativa del Consorci de la Zona Franca y la Fundación Leitat.