El TC suspende cautelarmente la reforma del reglamento del Parlament

El Tribunal Constitucional (TC) ha decidido por unanimidad admitir a trámite el recurso de inconstitucionalidad contra la reforma del reglamento del Parlament de Catalunya. Un recurso que presentó el pasado viernes el Gobierno central para impugnar la vía exprés con la que la Cámara catalana pretende aprobar las leyes de desconexión con el Estado y la convocatoria del referéndum independentista del 1-O.

El Alto Tribunal se ha reunido esta tarde a las 17.30 horas para tomar esta decisión. Y lo ha hecho de urgencia, dado que los 12 miembros de la institución se hallaban ya de vacaciones. Sin embargo, el presidente del TC, Juan José González Rivas, llamó personalmente, uno por uno, para citarles de cara a adoptar con prontitud una primera resolución sobre el recurso del Gobierno central, que en su escrito solicitaba expresamente la suspensión automática de la citada reforma para la ruptura con España. El pleno del TC, de carácter extraordinario, ha contado con 11 de sus 12 miembros y se ha prolongado menos de una hora.

La sentencia se prevé para comienzos de septiembre

En su recurso, el Ejecutivo de Mariano Rajoy invocó el artículo 161.2 de la Constitución en relación con el artículo 30 de la ley orgánica del TC, “que establece que la interposición del recurso de inconstitucionalidad producirá la suspensión de la vigencia del precepto recurrido”. Dicha suspensión se entiende que ya entró en vigor desde la fecha de interposición de la impugnación, es decir, desde el viernes pasado.

La sentencia sobre el fondo del asunto llegará dentro de pocas semanas, probablemente a comienzos de septiembre, aunque tiene un plazo de hasta cinco meses para ello. En la providencia dictada este lunes por el TC, los magistrados han habilitado el mes de agosto para la tramitación del recurso y dan quince días a las partes para que formulen sus alegaciones.

Lo que persigue el recurso es la anulación del artículo 135.2 del reglamento del Parlament, que prevé la aprobación de las leyes de desconexión por una vía exprés. Se trata de un procedimiento impulsado por Junts pel Sí y la CUP para tramitar leyes de urgencia por vía de lectura única, que acorta los plazos y excluye la presentación y discusión de enmiendas.

El recurso califica la vía exprés de “groseramente inconstitucional”

El Gobierno plasmó en este recurso un lenguaje jurídico de cada vez mayor calibre contra las iniciativas independentistas. En esta ocasión, el Ejecutivo popular calificó la iniciativa de “groseramente inconstitucional” y la considera surgida de una “deriva antidemocrática”.

La impugnación del Gobierno expone a lo largo de 34 páginas hasta qué punto la vía exprés hacia el referéndum no sólo lesiona, sino que de hecho impide que los representantes de la minoría –el conjunto de grupos opuestos al referéndum– puedan ejercer su ius in officium, es decir, las funciones de representación que les son propias.

Toda la impugnación descansa sobre este razonamiento, el de que la reforma les convierte en espectadores del proceso de ruptura, porque no van a poder presentar ni una enmienda a las leyes de desconexión. 

El TC advierte al Govern y altos cargos que en caso de desobedecer pueden incurrir en responsabilidades penales

El Constitucional ha apercibido a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a los otros seis miembros de la Mesa, al letrado mayor y al secretario general de la Cámara, a quienes expresamente prohíbe la tramitación de una proposición de ley por el procedimiento de lectura única -como establece la reforma impugnada- y les advierte de las eventuales responsabilidades, incluidas las penales, en las que pueden incurrir si desobedecen.

El Alto Tribunal, como solicitó el Gobierno, ha acordado la notificación personal de la resolución a todos ellos y les recuerda su “deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión acordada”.

En paralelo, este lunes por la mañana, el PP catalán y Ciudadanos han presentado un recurso conjunto de amparo ante el mismo Tribunal Constitucional contra la mencionada reforma del reglamento del Parlamento. La impugnación, explican, llega para proteger a los ciudadanos y evitar que se les “amordace” y es que, a su entender, se quiere “silenciar” y “acallar” a la oposición democrática en Catalunya y “no lo van a conseguir”.

Forcadell: “Están juzgando para qué lo utilizaremos”

Las primeras reacciones desde el seno del Govern han llegado por parte de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, quien ha recordado que el procedimiento de lectura única existe en varios parlamentos de España y ha criticado que si el TC se pronuncia en contra de la reforma de Parlament que habilita este procedimiento será porque los magistrados persiguen el uso que se le pueda dar: “Están juzgando para qué lo utilizaremos y esto en derecho penal es absolutamente antidemocrático”.

En declaraciones a TV3, Forcadell ha esgrimido que la ley del tribunal aprobada en el anterior mandato con mayoría absoluta del PP se hizo por lectura única. “La misma sentencia del TC sobre la lectura única dice que no existe ningún impedimento para que se pueda tramitar cualquier ley, por complicada que sea, por el procedimiento de lectura única”, ha asegurado.

Según la presidenta del Parlament, la decisión de los magistrados de este mismo lunes demuestra “que no todos los parlamentos son iguales, que no todos los ciudadanos son iguales y que se juzgan intenciones”.

Loading...