14.380 millones: la deuda histórica de la Comunidad Valenciana según la Sindicatura

El último informe de la Sindicatura de Comptes referido a 2015 (la mitad del cual estuvo gobernando el PP y la otra mitad PSPV y Compromís) refleja un crecimiento del endeudamiento financiero de la Generalitat por cuarto año consecutivo -un 13,4 %- debido principalmente a dos factores: los préstamos formalizados al amparo de los mecanismos estatales de financiación, y la asunción de deuda financiera de otros entes.

La Comunidad Valenciana ha recibido a través de los mecanismos estatales como el Fondo de Liquidez Autonómico y el Fondo Social un total de 32.049,8 millones de euros entre 2012 y 2015. Con ellos, la Generalitat ha pagado deudas financieras y comerciales del sector público instrumental, de universidades públicas, de Feria Valencia y de la Institución Ferial Alicantina, además de las propias de la Administración valenciana.

Así, la valenciana es la segunda autonomía que mayor cantidad ha recibido de estos mecanismos estatales con los que ha podido compensar la menor financiación autonómica recibida, aunque han conllevado un aumento del endeudamiento. Por ello, la Sindicatura insiste un año más en la necesidad de un nuevo sistema de financiación, ya que con la equivalente a la media habría reducido su endeudamiento en 14.380 millones de euros.

En cuanto al déficit presupuestario, que el pasado ejercicio se situó en -4.185 millones, se mantiene en unos niveles «muy elevados, insostenibles, que exigen el recurso permanente al endeudamiento» en opinión del organismo.

Presupuestos

La institución vuelve a poner el foco en la necesidad de unos presupuestos con una previsión de gastos más realista, tal como también ha destacado este miércoles el Síndic Major, Vicent Cucarella.

Éste llama la atención sobre que el gasto real de la Generalitat fue de 14.353,9 millones de euros, una cifra superior a la de los tres años anteriores, mientras que se han practicado modificaciones presupuestarias por un total de 2.678,4 millones de euros, lo que incrementó un 15,6 % la dotación inicial.

Una de las recomendaciones de la institución es, por tanto, que las cuentas iniciales consignen el crédito suficiente y adecuado para atender de forma realista todos los gastos previsibles e ineludibles.

El documento también alerta de que los niveles de pago son muy bajos, o incluso nulos, en algunas líneas de subvenciones, lo que supone un «efecto negativo que podría ser importante sobre determinados colectivos o entidades cuyas actividades son objeto de las ayudas».

Vicent Cucarella entrega el informe al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y al conseller de Hacienda, Vicent Soler
Vicent Cucarella entrega el informe al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y al conseller de Hacienda, Vicent Soler– ROBER SOLSONA

La Sindicatura hace hincapié, como en ejercicios anteriores, en la «posición delicada en la liquidez y solvencia a corto plazo» de la Generalitat, cuyo pasivo asciende a 45.092 millones de euros -más del doble del activo total- y tiene un fondo de maniobra negativo de 10.078 millones. Un «grave desequilibrio» que se observa en las principales magnitudes económico-financieras de la Administración valenciana, como unos fondos propios que tienen un importe negativo de 25.419 millones de euros, o un endeudamiento financiero de 39.579 millones.

Ciegsa

Entre las advertencias del organismo destacan ejemplos como la que realiza sobre la empresa pública Ciegsa (dedicada a la construcción de centros educativos), donde hay infraestructuras ejecutadas pendientes de contabilizar por valor de más de mil millones de euros.

Durante el año pasado se cambió el criterio de contabilización para que el inmovilizado refleje la totalidad de los bienes recibidos cuya titularidad corresponde a la Generalitat, estén inventariados o no. Por este motivo, se ha registrado en la cuenta 229 «Otro inmovilizado material, servicio educativo» la cantidad de 1.044,4 millones por el coste de construcción de las infraestructuras recibidas.

Sin embargo, falta por contabilizar la recepción de bienes muebles e inmuebles correspondientes a los centros docentes de educación infantil, primaria y especial y su posterior entrega a los ayuntamientos por valor de 1.113,1 millones de euros. Además, debería contabilizarse la amortización acumulada de los bienes depreciables que controla la Generalitat (construcciones y mobiliario), desde su puesta en funcionamiento.

Cacsa

En cuanto a la empresa pública de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el informe recuerda que el precio de adjudicación de las obras del Ágora en 2006 fue de 41,3 millones, pero hubo un modificado de 35,6 millones. El importe final fue de 76,9 millones de euros.

El 1 de diciembre de 2015 Cacsa, el director de obra y el contratista suscribieron, finalmente de conformidad, las certificaciones del importe pendiente del suministro de las lamas que conforman la cubierta móvil del Ágora y sus mecanismos de accionamiento por un importe conjunto de 2,3 millones.

Sin embargo, ahora la empresa pública ha tenido que reconocer unas pérdidas por valor de 12,9 millones de euros como resultado de la decisión de no instalar las lamas y mecanismos de la cubierta del Ágora.

El documento también refleja que el expediente de contratación de los proyectos y dirección de las obras del Ágora, efectuado en 2005 por procedimiento negociado sin publicidad, tuvo un precio de adjudicación de 4,9 millones, un modificado de 4,2 millones, y un importe total de 9,2 millones.

Al igual que en años anteriores, CACSA no ha obtenido ingresos suficientes para cubrir sus gastos e inversiones, y añade que en esta ocasión sí que se ha incluido el valor contable de los diferentes edificios que integran la Ciudad de las Artes y las Ciencias, por un importe global de 934,8 millones de euros.

Loading...