PP y Ciudadanos cuestionan que el Ayuntamiento compre un edificio por 100 millones

Los concejales del Partido Popular y de Ciudadanos cuestionaron este lunes la compra del edificio de Alcalá, 45 por 104 millones de euros, ejecutada a finales de diciembre de 2016 por el Ayuntamiento de Madrid. En opiniones de estos ediles, la adquisición se realizó para “maquillar” la supuesta baja ejecución de proyectos de inversiones presupuestados en 2016. El Ayuntamiento defiende que, con esta operación, recupera un inmueble “malvendido” por el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (PP) por 99 millones, ahorrándose “la enorme carga” del alquiler.

La compra del edificio de la calle de Alcalá, 45, actual sede del Área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento, realizada en diciembre por el gobierno de Ahora Madrid fue objeto de una dura polémica en la comisión municipal de este lunes. Miguel Ángel Redondo e Íñigo Henríquez de Luna, respectivamente ediles de Ciudadanos y PP, cuestionaron a Carlos Sánchez Mato, responsable del Área de Economía, el gasto millonario y los tiempos de adquisición del inmueble.

Ambas formaciones criticaron que la compra se realizó en pocos días —el 16 de diciembre llegó la oferta de la empresa y el 28 se formalizó la operación— y sin estudios escrupulosos de mercado. Sostuvieron que el dinero necesario para cerrar la adquisición se tomó de inversiones no ejecutadas (proyecto e inversiones destinados a la ciudad). Y que los 104 millones gastados obliguen a Hacienda, en cumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, a congelar obras por un montante similar en las cuentas de este año.

“Nunca un alcalde autorizó un gasto inversor no previsto de 100 millones en Navidad”, denunció el concejal de la formación liderada en Madrid por Begoña Villacís. “El problema es que ustedes [el gobierno municipal] tenían mucha prisa para comprarlo antes del 31 de diciembre y maquillar así las cifras de ejecución presupuestaria. La socimi Merlin [anterior dueña del inmueble] se ha aprovechado”, agregó. Y señaló: “El periodo medio de negociación en las compras de un edificio es de cuatro meses, no horas”.

Íñigo Henríquez de Luna, del PP, recogió los temores por las consecuencias de esta compra. “Usted sabe que ha incumplido la regla de gasto y que se pueden aplicar las medidas coercitivas de la Ley de Estabilidad. Esta compra precipitada puede ser muy perjudicial para los madrileños”, afirmó el edil de la formación liderada por Esperanza Aguirre. “La compra del edificio en la calle de Alcalá no estaba entre los 400 proyectos ilusionantes que nos presentó el año pasado”, recordó.

El responsable del Área de Economía del Ayuntamiento, Carlos Sánchez Mato, defendió la operación que, dijo, permitirá ahorrar más de 20 millones en tres años en gastos de alquileres. “La tasación que teníamos del edificio era claramente superior al precio que pagamos por él. Puedo asegurar que Madrid ha hecho una gran operación”, afirmó el edil del equipo de Manuela Carmena. El concejal también calificó la compra de “obligada” para recuperar un inmueble “malvendido” por el PP.

El edil de Economía pidió a los concejales de la oposición paciencia ante las cifras de ejecución presupuestaria, que serán oficiales a finales de febrero. Pero no ahondó en los detalles de las negociaciones con Merlin que llevaron a la compra del edificio de Alcalá, 45, ni en los tiempos de la misma y si efectivamente el dinero se recogió de partidas de inversiones no ejecutadas. La cuestión llegará al debate plenario de la próxima semana.

El PSOE teme una “decepción” presupuestaria

En plena negociación entre el PSOE y Ahora Madrid para tramitar las cuentas municipales de 2017, el concejal socialista Julio Ransés Pérez Boga advirtió este lunes de que una falta de ejecución sobre lo presupuestado en 2016 “decepcionaría” a los ediles de su grupo municipal. “No tenemos datos definitivos. Pero puedo afirmar que nuestros votantes se han visto defraudados por no ejecutarse el 100% del presupuesto”, dijo.

“Nosotros asumimos la responsabilidad política de nuestras decisiones. Sentimos una afinidad social con el partido del gobierno, pero la causa de que les mantengamos en el poder es mejorar Madrid y recuperar un esplendor que llegue a todos, ricos y pobres, velando por la igualdad y la justicia social, tanto en ingresos como en gastos. Y en esto es importante el presupuesto”, afirmó el edil.

Loading...