Éxito de la manifestación contra la independencia

Emocional, cívica, sin apenas referencias al artículo 155 de la Constitución, pero con alta profundidad política. Con esos calificativos puede describirse el acto que Sociedad Civil Catalana (SCC) ha organizado este domingo en las calles centrales de Barcelona para dar respuesta al reto del independentismo y bajo el lema Tots som Catalunya (Todos somos Cataluña). Un acto que, de facto, abre la campaña electoral para las próximas elecciones autonómicas por parte del bloque constitucional de Cataluña.

Con multitud de asistentes, los organizadores los situaron en 1,3 millones de personas, mientras que la Guardia Urbana de Ada Colau redujo la concentración a 300.000 personas, menos incluso que en la anterior cita organizada por SCC.

“Puigdemont a prisión”

Cánticos contra el expresidente de la Generalitat, su vicepresidente y la televisión pública catalana fueron constantes durante la celebración del acto. A la reacción de los asistentes se añadieron después los parlamentos del expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell o de la catedrática de derecho constitucional Teresa Freixes, que pronunciaron discursos de perfil muy emotivo y crítico con los partidos y los líderes independentistas.

El mensaje que presidió toda la concentración fue dar voz a la parte de los catalanes que se sienten también españoles. Hubo referencias a las catastróficas consecuencias que el movimiento secesionista ha creado en el ámbito empresarial, así como en la fractura de la propia sociedad civil.

“Votaremos”

Gritos a favor de votar el 21D y de que existe una posibilidad de cambio real en el gobierno autonómico fueron constantes durante una marcha que llenó todo el paseo de Gràcia y que se extendió a las vías adyacentes ante la imposibilidad de que los asistentes pudieran acceder a la parte central de la vía en la que se celebraba.

Hubo múltiples referencias a la igualdad, en lo económico, en lo lingüístico y en lo social. También a reparar las divisiones que el proceso soberanista ha generado sobre el cuerpo social catalán.

“Emperadora de la ambigüedad”

Especialmente sentimental fue la intervención de Paco Frutos, exsecretario general del Partido Comunista de España (PCE), muy crítico con la izquierda que se ha aliado con el nacionalismo catalán y ha jugado a la ambigüedad en el proceso de secesión emprendido. En esa misma línea, Borrell mandó varios dardos envenenados contra Ada Colau, a quien tildó de “emperadora de la ambigüedad”. Sus críticas a la alcaldesa y al silencio mantenido cuando se presionó a los alcaldes catalanes fueron contundentes.

Uno de los manifestantes a favor de la unidad de España, con 'barretina' catalana y bandera de España / CG

Uno de los manifestantes a favor de la unidad de España, con ‘barretina’ catalana y bandera de España / CG

Los organizadores acabaron el acto con un agradecimiento a todos los partidos constitucionalistas (PP, C’s y PSC) que acompañaron a SCC en la manifestación. De igual manera, agradecieron el trabajo de las fuerzas de seguridad y de los voluntarios que trabajaron en la logística. “Nosotros somos el futuro”, señaló uno de los oradores en la recta final de los parlamentos que tuvieron lugar como corolario de la concentración.

Loading...