Expedientan a Junqueras y Sànchez por emitir mensajes políticos desde prisión

Instituciones Penitenciarias ha abierto expediente al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y al expresidente de la ANC Jordi Sànchez por supuestamente emplear las comunicaciones familiares o las permitidas para su asistencia letrada para difundir mensajes políticos.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha anunciado la apertura de sendos expedientes a los dirigentes secesionistas encarcelados de forma preventiva en las prisiones madrileñas de Estremera (Junqueras) y Soto del Real (Sànchez).

En RAC1 y en un mitin

En el caso de Junqueras, hoy se ha emitido una breve entrevista telefónica en RAC1 en la que afirma que si se encuentra en prisión es porque “hemos demostrado que damos la cara” y porque “no me escondo nunca de lo que hago y porque soy consecuente con mis actos, decisiones, pensamientos, sentimientos y voluntad”.

Por su parte, Jordi Sànchez grabó un mensaje telefónico que fue emitido en un mitin de Junts per Catalunya en el que pidió apoyar la candidatura que encabeza Carles Puigdemont y llamó “tontos útiles” de Mariano Rajoy a Inés Arrimadas, Miquel Iceta y Xavier García Albiol.

Alegaciones

Instituciones Penitenciarias ha abierto sendos expedientes para investigar si han utilizado las comunicaciones que se permiten a los presos para contactar con su familia o con sus abogados para difundir mensajes con otros fines.

Ambos dirigentes –candidatos a las elecciones del 21D— pueden presentar alegaciones ahora para justificar su conducta. “Una vez que se tramite todo el expediente y sean escuchadas estas personas, se resolverá conforme a derecho por parte de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias”, ha explicado Zoido.

El precedente de Otegi

Existe el precedente del dirigente abertzale Arnaldo Otegi, a quien se expedientó por participar en un mitin de EH Bildu en la campaña electoral de 2012 con un mensaje grabado desde la cárcel de Logroño donde cumplía condena.

A Otegi se le impusieron medidas cautelares como la prohibición temporal de mantener comunicaciones telefónicas y visitas mientras se instruía el expediente.

Finalmente, la comisión disciplinaria de la cárcel de Logroño le sancionó con 12 días de aislamiento en celda por una falta muy grave y la privación de tres días de paseo por una infracción leve.

Loading...