Iturgaiz escribe a Marlaska que los presos de ETA trasladados no le han pedido perdón por intentar matarle

3
Actualizado 08/08/2018 11:27:46 CET

Cree que el traslado se enmarca en un proceso de “debilitamiento de la lucha contra ETA que inició Zapatero de premiar a los verdugos”

BILBAO, 8 Ago. (EUROPA PRESS) –

El eurodiputado vasco del PP Carlos Iturgaiz ha remitido una carta al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la que le traslada su malestar por el hecho de que se haya concedido el tercer grado y el traslado de la cárcel de Asturias a la de Basauri, en Bizkaia, a los presos de ETA Olga Sanz Martín y Javier Moreno Ramajo –que se han desvinculado de la banda– cuando a él no le han pedido perdón, a pesar de que intentaron matarle.

Iturgaiz ha denunciado que el traslado se enmarca en un proceso de “debilitamiento de la lucha contra ETA que inició” el expresidente del Gobierno socialista José Luis Rodríguez Zapatero de “premiar a los verdugos”, Y que ahora, a su juicio, sigue Pedro Sánchez.

Sanz Martín y Moreno Ramajo, exmiembros del ‘comando Bizkaia’, son reclusos arrepentidos, que se desvincularon hace años del Colectivo de Presos de ETA, EPPK, que se han arrepentido, han pedido perdón y se han comprometido a colaborar con la Justicia, si les es posible.

En su breve misiva a Marlaska, el dirigente popular afirma que lee “hoy con sorpresa la noticia en la que se informa del acercamiento a cárceles vascas y la concesión del tercer grado*a dos terroristas de la banda criminal ETA acusados, entre otros delitos”, de intentar asesinarle cuando fue presidente del PP en el País Vasco.

PROGRESIÓN DE GRADO

“Se dice, además, en dicha información que progresan de grado, entre otras razones, por haber pedido perdón a sus víctimas.*En calidad de tal,* permítame recordarle e informarle, a los efectos oportunos, que ninguno de ellos se ha puesto en contacto conmigo a tal efecto”, añade.

A juicio del europarlamentario del PP, este hecho se enmarca dentro de un proceso para el “debilitamiento de la lucha contra ETA que inició Rodríguez Zapatero”, que pasaría por “premiar a los verdugos y castigar a las víctimas” y del que también formaría parte la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de no recurrir la Ley de abusos policiales promovida por el Gobierno Vasco. “Todo ello forma parte del peaje que este gobierno debe pagar a sus apoyos nacionalistas e independentistas”, ha concluido.