Inicio España La candidatura de Ayuso a la Presidencia del PP de Madrid tensa...

La candidatura de Ayuso a la Presidencia del PP de Madrid tensa las relaciones entre ‘Génova’ y el Gobierno madrileño

Malestar en el entorno de Ayuso al evitar Casado apoyarla mientras que la dirección del PP subraya que no toca ahora hablar de este tema

MADRID, 12 Sep. (EUROPA PRESS) –

La decisión de Isabel Díaz Ayuso de postularse públicamente como candidata a liderar el PP de Madrid ha tensado las relaciones entre la dirección nacional del partido y el Gobierno madrileño. Fuentes cercanas a la presidenta de la Comunidad consultadas por Europa Press no ocultan su malestar ante la falta de apoyo explícito estos días de su jefe de filas, Pablo Casado, mientras que en ‘Génova’ se reafirman en que «no toca» hablar de este cónclave porque «faltan nueve meses como mínimo para que se convoque».

Si en el pasado las pugnas internas entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón fueron un quebradero de cabeza para el entonces presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, ahora la batalla por liderar el PP madrileño puede convertirse también en un problema para Pablo Casado, que está volcado en la Convención Nacional que arranca el 27 de septiembre en Santiago y culmina el 3 de octubre en la plaza de Toros de Valencia.

Por eso, fuentes de la cúpula del PP reprochan a Ayuso que con sus declaraciones ponga el foco mediático en un tema interno de partido a poco más de dos semanas de esa Convención del PP, una plataforma con la que se busca encumbrar a Casado y lanzar al partido como «auténtica alternativa» a Pedro Sánchez.

‘Génova’ no quiere que la lucha por presidir el Partido Popular de Madrid empañe ese foro, máxime cuando sitúan el congreso del PP madrileño a finales de primer semestre de 2022, a la cola de los congresos regionales pendientes para los próximos meses.

«¡Anda que no pueden pasar cosas en estos nueve meses!», subrayan a Europa Press desde la dirección nacional, donde además afean a Ayuso que haya «abierto este debate» interno en este momento cuando ese cónclave ni siquiera está convocado.

Desde mayo de 2018 el PP de Madrid está dirigido por el expresidente del Senado Pío García-Escudero, tras la marcha de Cristina Cifuentes, quien dimitió de sus cargos a raíz del llamado ‘caso Máster’ y el escándalo por el supuesto robo de cremas en un supermercado. En septiembre de 2019, la senadora Ana Camins, del círculo de confianza de Casado, se hizo cargo de la Secretaría general de los ‘populares’ madrileños.

AYUSO SE PRESENTARÁ «SÍ O SÍ»

Este viernes, en una comparecencia en Toledo junto al socialista Emiliano García-Page, Ayuso se postuló por primera vez públicamente para presidir el PP de Madrid después de que fuentes de su entorno confirmaran en privado los últimos días que se postularía «sí o sí» a ese puesto.

En la Puerta del Sol consideran justificado este paso por su amplia victoria en las elecciones regionales del 4 de mayo, que sirvieron de revulsivo a todo el partido. Además, destacan que en las otras CCAA gobernadas por el PP –Andalucía, Murcia, Castilla y León o Galicia– el presidente autonómico es a su vez el presidente regional de la formación en ese territorio.

Ése fue precisamente uno de los argumentos en los que hizo hincapié Ayuso hace un par de días al asegurar que el PP madrileño es el único donde el presidente no es el candidato a la Comunidad Autónoma. «Hay que devolver la normalidad al partido», aseveró.

Fuentes próximas a Ayuso no ocultan su malestar por el silencio de Casado cuando el pasado martes se le preguntó expresamente si la presidenta madrileña es la persona indicada para liderar el PP de Madrid. Según añaden, echaron en falta un guiño o un gesto de apoyo a Ayuso ante esa interpelación directa y con ella misma presente en la sala.

En ese coloquio, en el Foro Nueva Economía, Casado se remitió al calendario de los congresos regionales y recordó que el madrileño será en 2022. «En esta sala tenemos dos militantes muy cualificados que saben que van a tener mucho peso en esa decisión, peso en el que no voy a contar. Creo que la dirección nacional no tiene que meterse en esos procesos», zanjó ante la mirada de la propia presidenta madrileña y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida.

Por ahora, el regidor ha dejado la puerta abierta a presentar su candidatura al subrayar que lo decidirá «cuando se acerque el congreso», al tiempo que ha defendido la postura de neutralidad de Casado asegurando que «lo anómalo» sería «que se hubiera pronunciado».

En la Puerta del Sol, sede del Gobierno regional, admiten su sorpresa por el cambio de postura de ‘Génova’, después de que el secretario general del partido, Teodoro García Egea, apostara públicamente por Ayuso tras su victoria en las elecciones del 4 de mayo. De la misma manera, afean a Almeida, que había apostado abiertamente por la tercera vía, que ahora no cierra la puerta a competir por el PP de Madrid.

«No se lo merece, quien lidera la comunidad lidera el partido en otras autonomías y ella, además, siempre ha sido fiel a Casado», señalan a Europa Press fuentes cercanas a Ayuso, que insisten en que ella seguirá adelante con la candidatura porque «si algo la caracteriza es la coherencia de sus decisiones».

GÉNOVA APUNTA A UNA TERCERA VÍA

La dirección del PP lleva semanas haciendo hincapié en que en Madrid hay dos liderazgos «consolidados» que «representan la totalidad del partido, que son Ayuso y Almeida. Así lo declaró este verano el secretario general del PP, Teodoro García Egea, en una entrevista concedida a Europa Press.

En los últimos días ‘Génova’ ha apuntado a una tercera vía al subrayar que el modelo actual del PP de Madrid de separación de poder entre los máximos puertos orgánicos de partido y los cargos institucionales ha funcionado, en palabras del ‘número dos’ del PP.

Como prueba de la tensión de las relaciones entre la Puerta del Sol y ‘Génova’, desde el Gobierno madrileño se avanzó hace un par de días que Ayuso planea una gira por Estados Unidos para la última semana de septiembre, coincidiendo con la Convención del PP, si bien «hará todo lo posible» para llegar al último día del cónclave.

Publicidad