La dirección del Consejo de Seguridad Nuclear avala la reapertura de Garoña

Los cinco consejeros del CSNtres nombrados por el PP y dos del PSOE— comenzarán a partir de este miércoles a debatir sobre la reapertura de Garoña. Sobre la mesa tendrán el dictamen de la dirección técnica, que es positivo, según las fuentes consultadas por EL PAÍS.

El dictamen —que parte de un complejo análisis en el que se han emitido más de 160 informes— concluye que es posible reabrir esta central, que comenzó a operar en 1970. Pero la dirección técnica del CSN establece una larga serie de condiciones previas, que los propietarios de la central —Endesa e Iberdrola— tendrían que acometer antes de poder volver a enganchar a la red esta central. Los dueños, cuando presentaron su solicitud para reabrir, pidieron que se permita operar hasta 2031. En el sector se considera a Garoña —una pequeña central en comparación con las cinco que están operativas en España— como la punta de lanza para lograr que el resto de nucleares del país puedan operar hasta los 60 años.

El análisis de la documentación en el pleno hasta que se vote la propuesta de dictamen por parte de los cinco consejeros durará semanas, señala un portavoz del CSN. El PP, que contrala el pleno, ha ido allanando en los últimos años el camino para que las centrales puedan sobrepasar los 40 años de vida. Tras el visto bueno del CSN sería el Ministerio de Industria el que debería conceder la autorización final para la reapertura. Este departamento —en la anterior legislatura— dio por hecho que la central volvería a engancharse a la red hasta 2031. Así se recogía en el Informe de sostenibilidad ambiental de la planificación del sector eléctrico 2015-2020, de Industria.

Sin concluir las inversiones

El CSN, durante los dos años en los que ha estado analizando la reapertura, ha solicitado una serie de mejoras e inversiones a los propietarios. Aunque faltan varias de esas obras por acometer —como el nuevo sistema de tratamiento de gases de reserva o cambios en el sistema eléctrico—, la propuesta de la dirección técnica del CSN es favorable. La autorización también estaría condicionada a esas inversiones.

Pero entre los dos propietarios de la central hay división de opiniones. Iberdrola, en el caso de Garoña —no así en el resto de centrales—, ha mostrado sus dudas sobre la viabilidad de la reapertura debido a las inversiones que habría que acometer.

En noviembre, la mayoría de partidos del Congreso pidió al ministro de Energía, Álvaro Nadal, que detenga el proceso de reapertura. Los firmantes —entre ellos PSOE, Podemos y Ciudadanos— reclamaron “un debate” de fondo sobre “la prolongación de vida de las centrales” antes de conceder la autorización a Garoña.

Loading...