Inicio España La investigación del Congreso sobre la crisis culpa al Banco de España...

La investigación del Congreso sobre la crisis culpa al Banco de España del rescate y exime a los políticos

Tras escuchar el testimonio de todos los protagonistas de la crisis financiera en España, el Congreso va a emitir su veredicto este jueves. Los letrados de la Cámara van a aprobar hoy el informe sobre su investigación de lo que ocurrió en los años del rescate bancario y la quiera de las cajas de ahorros. A falta de conocer los pormenores de ese documento, llama la atención que solo señala al sector financiero y a los supervisores como responsables de que la crisis fuera más grave en España. El informe desmiente que “la influencia política” en las cajas de ahorros sea una “causa explicativa” de ese mayor impacto en la crisis de estas entidades.

La comisión de investigación, que preside la canaria Ana Oramas censura a los organismos de supervisión, entre ellos al Banco de España, porque “no hicieron frente a sus obligaciones” para actuar contra la burbuja de crédito y la burbuja inmobiliaria, según avanza Europa Press. Sin embargo, considera que la politización de las cajas de ahorro no agravó la situación. Todo lo contrario, los letrados de la Cámara afirman que algunas cajas presentaron “indicadores significativamente mejores que el promedio de los bancos” y recuerda que estos tenían la capacidad de compensar en el exterior las pérdidas registradas en España.

Todo apunta a que esta síntesis del relato de la investigación en la que los políticos se echan balones fuera para evitar señalar su responsabilidad en lo ocurrido será aprobada por unanimidad en la comisión de investigación, se votará por unanimidad. No obstante, después tendrán que votarse las conclusiones y propuestas de cada grupo, donde las discrepancias llevarán a la defensa de votos particulares.

El Banco de España tenía herramientas

Mucho más duro es el informe con el Banco de España, entonces presidido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO). La comisión concluye que “había herramientas disponibles” para actuar por parte del Banco de España, pero que estas herramientas “no se usaron por falta de voluntad política”. Incluso apunta a que la no aplicación de estas medidas pudo responder a que “no contaban a priori con el beneplácito del regulador europeo”. “La no aplicación de medidas tenía más que ver con la voluntad política que con la imposibilidad técnica”, afirma.

De este modo, los grupos rechazan los argumentos del Banco de España en su propio informe a la hora de excusar que no se hubieran utilizado “herramientas macroprudenciales” porque “no se contemplaban” para una actuación “más enérgica”. “Esta serie de justificaciones no se sostienen”, replica el informe, porque había “un margen de maniobra suficiente” para actuar y, pese a que se preveía una “corrección gradual”, la evolución de los mercados” no era muy halagüeña”.

Además, recuerda que la propia Asociación de Inspectores alertó en 2005 al entonces ministro de Economía, Pedro Solbes, de una “actitud pasiva” del Banco de España ante “evidentes síntomas de deterioro”, su “falta de determinación en la exigencia de rigor a las entidades” y “en la persecución y lucha contra las conductas irregulares detectadas”. “Lo que se denunciaba, en fin, era que la situación del sector financiero era altamente crítica mientras que los órganos de gobierno del Banco de España estaban faltando a su obligación de reconducir la situación”, resume.