La terna catalana para gobernar Cataluña

¿Un ministro para Cataluña? ¿O un directorio? El cese del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y de sus consejeros, en aplicación del artículo 155 de la Constitución, obliga al Gobierno a buscar a una persona que gobierne Cataluña de aquí a las elecciones del 21 de diciembre convocadas por Mariano Rajoy.

Suenan con fuerza tres nombres, los tres catalanes y llamados Josep. Se trata de Josep Piqué, Josep Borrell y Josep Antoni Duran Lleida, quienes cuentan con el aval del presidente español para gestionar la Administración catalana en estas primeras semanas de posindependentismo. Todos ellos cuentan con una amplia experiencia política y, en el caso de Piqué, también en el ámbito empresarial. Pero ¿aceptarían la propuesta de Rajoy? La decisión no resulta fácil, dada la presión que supone atender a los designios del Gobierno del PP, al tiempo que se gestiona una gran estructura gubernamental donde hay grandes resistencias al 155.

Experiencia empresarial

“Ni se lo han propuesto ni lo aceptará”, aseguran a Crónica Global fuentes del entorno de Josep Piqué, exministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de José María Aznar y expresidente del PP catalán. Su perfil catalanista es, según la Moncloa, apto para ejercer esas funciones. También su experiencia en empresas como OHL o Vueling, pues la fuga de compañías que ha provocado el proceso independentista requiere de alguien capaz de reconstruir puentes con este sector. Sin embargo, su pasado como dirigente del PP puede levantar muchos recelos dentro de la Generalitat.

Quien tampoco sería recibido con los brazos abiertos, pero es un gran conocedor del Gobierno catalán, es el expresidente de UDC Josep Antoni Duran Lleida, que durante años fue el enlace del Gobierno catalán con Madrid. Duran, exconsejero de Gobernación durante el Gobierno de Jordi Pujol, siempre se movió bien en la procelosa política española. Abandonó el Ejecutivo catalán cuando Artur Mas, ungido ya en sucesor de Pujol, le arrebató el cargo de conseller en cap, por lo que su “regreso” como gestor del 155 podría ser interpretado como una justicia poética. Fuentes próximas a Duran niegan también que exista una propuesta firme por parte de Rajoy.

Josep Borrell también acredita un amplia experiencia política. El exministro de Obras Públicas en el Gobierno de Felipe González es conocido por su jacobinismo, pero tiene a su favor no estar vinculado al PP. Fue también presidente del Parlamento europeo. Sería bien visto por el PSOE, pero queda por ver cómo caería ese cargo provisional al frente de la Generalitat en un PSC muy presionado por el apoyo socialista al 155.

Loading...