Las 10 mentiras de Podemos

No hay postulado defendido con uñas y dientes por Pablo Iglesias, desde que en 2014 irrumpiera en la política española, que los (sus) hechos no hayan convertido en papel mojado:

La casta eran otros pero los privilegios ahora son suyos

1) Desde su ascenso al poder, los principales responsables de Podemos se han visto envueltos en escándalos personales y de financiación del partido que han apuntado a un doble discurso. Mientras se señalaba a los demás partidos como integrantes de una casta privilegiada, no ha habido un solo miembro de la nomenclatura que no haya tenido que dar explicaciones sobre un comportamiento poco ético. El primero, el propio Iglesias, receptor de una nómina de casi 100.000 euros librada por una productora del régimen iraní, un país «paradigma» de los derechos humanos.

Además, el exministro de Finanzas de Hugo Chávez acreditó que había pagado 7 millones de euros en 2008 a Iglesias y Juan Carlos Monedero para extender el bolivarismo en España, en una suerte de oscura financiación de Podemos. Sin olvidar, el «desliz» del cofundador de este partido, que cobró en 2013 a través de una empresa 425.150 euros. Eso sí, al elegir la ventajosa fórmula del pago por sociedades, solo reembolsó a la Hacienda pública 50.000 euros en lugar del IRPF de 176.000 euros que habría tenido que abonar como persona física. Pronto se conoció también que Ramón Espinar, hijo de uno de los investigados por las tarjetas opacas de Bankia, había vendido una vivienda de protección oficial sin haberla ocupado obteniendo una plusvalía de 20.000 euros.

Código ético: no más de dos cargos… salvo para Espinar

2) El código ético de Podemos prohíbe expresamente que un cargo público acumule más de dos puestos. Sin embargo, esta norma interna ha sido ignorada para mantener el actual estatus de Ramón Espinar, uno de los dirigentes más cercanos a Iglesias. El parlamentario de Podemos aglutina tres cargos: senador, secretario general en la Comunidad de Madrid y diputado en la Asamblea regional. Los más puristas, incluso, denuncian que en esta nómina debe incluirse también su portavocía en la Cámara Alta. Pese a sus intentos por explicar que puede acogerse a una excepción de la norma, su compañera y contrincante en las primarias, Rita Maestre, le ha acusado de no respetar la democracia.

«Feministas» que atacan a la mujer y no la promocionan

3) A pesar de que en el discurso del populismo figura como una reivindicación estrella la igualdad de hombres y mujeres, el propio Iglesias se ha encargado con sus hechos de desmentir esa defensa. No consta ni una sola protesta de los responsables de esta formación contra la vulneración de los derechos de las mujeres en dictaduras como Irán, nacionalidad de la productora televisiva que financia el programa «La Tuerka», donde empezó su carrera el líder de Podemos.

Además, Iglesias ha sido acusado por sus propias compañeras, como Rita Maestre o Tania Sánchez, de no alentar precisamente la promoción femenina dentro del organigrama del partido, al que han tachado de mantener «dinámicas machistas». Simultáneamente, las declaraciones públicas del diputado no han dejado lugar a dudas sobre su concepción del papel de la mujer, reducido al rol de la maternidad: «Feminizar la política es construir eso que tradicionalmente conocemos, porque hemos tenido madres, que significa cuidar al que tienes al lado». Sin olvidar ataques brutales contra una periodista como Mariló Montero, de la que dijo, en un mensaje cruzado con Monedero, que «azotaría hasta que sangrase».

Atado y bien atado: Iglesias depura a los adversarios

4) Podemos se ha ufanado de tener la estructura más democrática de los partidos españoles, con la participación de sus bases en círculos de poder. Sin embargo, la realidad es bien distinta: su líder acumula cada vez más fuerza y encaja peor las opiniones y corrientes contrarias.

Como buen comunista, se ha aplicado en la depuración de enemigos políticos antes del Congreso de Vistalegre. Es el caso de Íñigo Errejón, su número dos en el Congreso, partidario de abrir más el partido y ofrecer una cara «más amable». Su propuesta de que primero se elija el programa y luego al líder que lo encarne, desmontando la tesis de Iglesias de que él es el partido, ha desatado una guerra interna.

Asimismo, Errejón quiere que el secretario general deje de tener la competencia de elegir y cesar a los miembros de su ejecutiva. De esta forma, Iglesias no podría haber destituido como hizo al exsecretario de Organización, Sergio Pascual, contrario a sus tesis. La última demostración de que en Podemos todo tiene que estar atado y bien atado es la velada amenaza que Monedero lanzó en el Congreso a un compañero, Juan Pedro Yllanes, afín a Errejón. Según Yllanes le advirtió con un «ojito con lo que dices», que Monedero justifica como fruto de un malentendido.

«Respeto» a las religiones… con ataques antisemitas

5) Conocida es la animadversión de este grupo por la religión católica mayoritaria en España, pero últimamente ha verbalizado también un feroz antisemitismo. A pesar de reclamarse respetuoso con todas las creencias, salvo con la que practican muchos españoles, Iglesias escribió un post en su blog personal «El gesto de Antígona» en el que frivolizaba con la atrocidad del holocausto, del que aseguraba que «fue un mero problema burocrático».

Abundaba este desprecio en la broma de mal gusto que el concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, escribió en twitter, ofensa por la que ha sido investigado: «La mejor manera de meter cinco millones de judíos en un 600 es en el cenicero». La comunidad judía ha criticado la «perversión antisemita» de Iglesias y le ha advertido de acciones legales.

«Pluralidad» en los medios, siempre bajo su control

6) Una de las obsesiones de Podemos es controlar no solo los medios de producción sino también los de comunicación. Lejos del respeto a la libertad de expresión de la que sus líderes se beneficiaron para ascender electoral y mediáticamente durante los años de la crisis, este partido aboga por embridar los medios de comunicación privados y asumir las riendas de RTVE.

De hecho, el 22 de enero pasado, mientras el exlíder socialista Pedro Sánchez era recibido por el Rey, la cúpula populista convocó una rueda de prensa para exigir al PSOE, con vistas a un hipotético acuerdo de Gobierno, media docena de ministerios clave y el control de la televisión pública. Numerosas son las polémicas mantenidas por Iglesias con periodistas de distintos periódicos, a los que interpela en twitter por titulares que no le son favorables.

Fuera asesores a dedo, salvo que sean nombrados por ellos

7) Los peores vicios de la «casta» a la que decían aborrecer han sido adoptados y superados por los populistas. El nombramiento de asesores de Podemos asciende a 144 personas, muchas de ellas amigos y militantes de su partido a los que han dotado de un sueldo público. Entre ellos, destacan numerosos familiares o amigos de los dirigentes populistas en instituciones municipales, como la madrileña. Cómo olvidar a la exnovia del concejal Guillermo Zapata, al hermano de Alberto Garzón, al padre de Rita Maestre; o, en Barcelona, a la pareja de la alcaldesa Ada Colau. La vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, del partido hermano de Iglesias, Compromís, ha justificado el crecimiento exponencial de sus contratados a dedo porque «no importa cuántos asesores hay sino a qué se dedican».

Soflamas y tertulias para ocultar la inactividad

8)Aquellos que prometieron trabajar «para la gente» han convertido su entrada en las Cortes en una continua «performance»: desde la exhibición del bebé de Carolina Bescansa a los besos entre Iglesias y Domenech, sin que la actividad puramente parlamentaria haya pasado de las iniciativas para derogar las leyes del PP. Es más frecuente ver a sus diputados enganchados a un pinganillo televisivo que trabajando en el hemiciclo.

Dinero para educación y para la beca de Errejón

9) En el núcleo del discurso de Podemos está la defensa de la escuela pública y el ataque a la educación concertada y privada, a pesar de que muchos de sus dirigentes se han formado en ella. Pero esa apuesta por el estado del bienestar parece empezar por ellos mismos.

En concreto, por el todavía portavoz parlamentario, Íñigo Errejón. Antes de ocupar un puesto público, vivía gracias a un contrato de investigación entre la Junta de Andalucía y la Universidad de Málaga para un proyecto que dirigía otro miembro de la dirección y economista de cabecera de Podemos, Alberto Montero. Errejón cobró 1.825 euros brutos mensuales por un contrato semanal de 40 horas. Sin embargo, solo dedicaba a este trabajo «el poco tiempo libre que le dejaba la política», según explicaron entonces en Podemos. La Universidad de Málaga terminó inhabilitando a Errejón por cobrar sin ir a trabajar.

Ayuntamientos del cambio a base de ocurrencias

10) Uno de los mensajes populistas que cautivaron a los electores fue que los «Ayuntamientos del cambio» iban a acercar la política a los barrios y a acabar con la arbitrariedad de los viejos partidos. Sin embargo, un año y medio después el poder que, gracias al PSOE, cosecharon en grandes urbes como Madrid o Barcelona se ha traducido en un notable fiasco.

Ciudades más sucias, paralización de grandes motores económicos como el proyecto Madrid Norte, en la capital, o la industria del turismo, en Barcelona, y ocurrencias extravagantes para neutralizar tradiciones populares como la cabalgata de Reyes es toda la hoja de servicios de los alcaldes que iban a traer la felicidad a los vecinos.

Loading...