Las excusas de Ahora Madrid para que Sánchez Mato y Mayer no dimitan

La portavoz municipal. Rita Maestre, insiste en que no deben renunciar al acta porque no hubo beneficio propio. El juez les imputa por prevaricación, malversación de fondos públicos y delito societario

Los ediles del Ayuntamiento de Madrid Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer se negaron este martes a dimitir pese a estar investigados por prevaricación, malversación de caudales públicos y un delito societario, algo que contraviene el código ético de Ahora Madrid, la marca municipal de Podemos en la capital. El Juzgado de Instrucción nº 21 de Madrid les cita a declarar, tras una denuncia del PP, por encargar a dedo dos informes de 50.000 euros para detectar irregularidades en el convenio entre el Consistorio y el organizador del Open de Tenis, a espaldas de la propia alcaldesa, Manuela Carmena.

La portavoz municipal, Rita Maestre, encabezó el respaldo del equipo de Gobierno a los polémicos ediles, que comparecerán ante el juez el próximo 18 de septiembre junto a Ana Varela, exconsejera delegada de Madrid Destino –la empresa pública que gestiona el acuerdo sobre el torneo de tenis–. Maestre, que deslizó una supuesta campaña en contra de su partido, justificó que sus compañeros se aferren a su acta con una particular lectura del código ético: «Es exactamente lo contrario, es para sanciones por enriquecimiento personal o de terceros».

Así, el escrito recoge textualmente que los ediles imputados por malversación y prevaricación deben renunciar al acta. El apartado 1.4 del código ético, que apareció y desapareció ayer de la web de Ahora Madrid, marca el «compromiso de renuncia o cese de todos los cargos ante la imputación por la judicatura de delitos relacionados con corrupción, prevaricación con ánimo de lucro, tráfico de influencias, enriquecimiento injusto con recursos públicos o privados, cohecho, malversación y apropiación de fondos públicos, bien sea por interés propio o para favorecer a terceras personas».

Polémica denuncia

Todo se desató pocos días antes del arranque del torneo de tenis, cuando se filtró que el 23 de marzo Mato, Mayer y Varela habían denunciado ante la Fiscalía el convenio con los promotores del Open por presuntas irregularidades en los pagos del Ayuntamiento. La opacidad con la que gestionaron la decisión de denunciar, generó una profunda división en el seno de Ahora Madrid, ya que lo hicieron sin el consentimiento tanto de la regidora como del coordinador general del Ayuntamiento, Luis Cueto. De hecho, la propia alcaldesa afirmó en la comisión de Cultura y Deportes del pasado mayo que, según su experiencia como jueza, no encontraba «base» para que se hubiera «producido delito». No obstante, indicó, para salvar la reputación de sus ediles, que se quedaba «más tranquila» si el contrato «lo veía la Fiscalía», aunque, volvió a insistir que le «hubiera gustado saberlo antes».

En medio de esta vorágine, los tres implicados en la denuncia fueron cesados de sus cargos en Madrid Destino: primero fue Mayer, que el 16 de marzo pasó a encabezar un área de nueva creación, Políticas de Género y Diversidad; el 3 de abril fue destituida Ana Varela, la hasta entonces «mano derecha» de Mayer y consejera delegada de Madrid Destino; y el 7 de abril fue Sánchez Mato quien abandonó la vicepresidencia del ente público.

La poca claridad con la que ocurrieron los hechos, provocó que el Grupo Municipal del Partido Popular presentara una querella el 29 de mayo al considerar que se habían cometido tres delitos. En primer lugar, estimaron que no se acreditó ninguna justificación para encargar los informes a dos despachos de abogados, y se hizo sin convocatoria pública, es decir, «Ad hoc» y sin que hubiera tres ofertas.

El hecho de que presentaran esta denuncia, a pesar de que Asesoría Jurídica no encontrara ningún delito, motiva los otros dos aspectos de la querella. El líder del PP en el Ayuntamiento José Luis Martínez-Almeida valoró entonces que pudo existir un delito de malversación de caudales públicos porque se ignoró a los servicios jurídicos del Consistorio. «Se han gastado 50.000 euros de los madrileños por un claro interés político», insistió.

En último caso, el portavoz popular acusó a Mayer, Mato y Varela de «deslealtad y falta de buena fe» por denunciar el convenio a espaldas del resto de administradores de la empresa municipal. «Nadie lo sabía, es inconcebible que no informaran a nadie del consejo y que actuaran sin levantar sospechas», declaró.

«Maquinaria poderosa»

Maestre, acompañada por varios miembros del equipo de Gobierno, insistió en una idea que ha acompañado a Sánchez Mato y Mayer en su denuncia sobre el torneo de tenis: arrogarse la competencia de combatir la corrupción, incluso cuando ningún juzgado se ha pronunciado en ese sentido. «Cuando llegamos sabíamos que nos enfrentábamos a una maquinaria poderosa, que iba a utilizar jueces, medios de comunicación, presiones, amenazas y chantaje, pero ese compromiso nos ha llevado a denunciar todas las irregularidades que nos hemos encontrado», declaró ante los medios, en una comparecencia improvisada, en el recibidor del salón de plenos.

Esta consideración fue compartida por los dos investigados, hasta el punto de erigirse como «arietes contra la corrupción». Sánchez Mato, edil de Economía y Hacienda, pedía hace semanas la dimisión de la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, por la misma imputación, pero ayer cambió completamente su discurso y aseguró que, en ese caso, era un quebranto patrimonial.

«Somos un ariete contra la corrupción; por eso no solo no vamos a dimitir, sino que además perseveraremos en nuestros esfuerzos para que haya transparencia», aseveró. Mayer, por su parte, recordó que en sus dos años en Cibeles han recibido cerca de decena de querellas, algo que apuntala su idea de no renunciar a su cargo.

Respecto a la ausencia de Manuela Carmena, que se encuentra de viaje en Montreal (Canadá), Rita Maestre aseguró que durante toda la jornada hablaron varias veces y le trasladó su «orgullo» por contar con un equipo «regenerador y honesto». No obstante, el caso del Open de Tenis ha abierto varias crisis de Gobierno por el comportamiento de Mayer y Sánchez Mato.

Loading...