Inicio España Los jueces creen que todos los gobiernos quieren controlarles

Los jueces creen que todos los gobiernos quieren controlarles

Es indudable que la justicia ha adquirido un papel protagonista en la escena política española estos últimos años, bien sea por el procés , bien por los casos de corrupción que atañen a los distintos partidos por toda la geografía. El bloqueo actual y los roces del Gobierno con la oposición por la renovación pendiente del Poder Judicial, así como con los propios jueces, ponen a la judicatura española día sí día también en las páginas de actualidad.

En este contexto se conocieron ayer los resultados de un sondeo de Metroscopia encargado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), La justicia vista por los jueces , en el que la mayoría (88%) opina que todos los gobiernos, sean del color y de la ideología que sean, se preocupan más por el control del sistema judicial que de “proporcionar los medios adecuados para que pueda actuar del modo más ágil y eficaz posible”. Una percepción similar respecto a esa cuestión a la que se tiene en otros países homologables a España.

Un sondeo revela que prácticamente todos los miembros de la judicatura dicen ser independientes

En ese sentido, nueve de cada diez jueces españoles aseguran que “de forma clara” hay “un intento de politización de la justicia” y no un “gobierno de los jueces” o una “intervención excesiva” de los mismos en política. Más allá de eso, rechazan que estén interviniendo con sus decisiones en materias que no deberían ser sustraídas del ámbito político y, por tanto, de la deliberación pública.

Con todo, tiran de las orejas a los partidos políticos por lo que tachan de “dejación” de funciones, por renunciar al acuerdo y al consenso. Un 88% de los entrevistados apunta que “con frecuencia los políticos eluden su responsabilidad y optan por judicializar los asuntos más complejos en lugar de esforzarse por alcanzar pactos” y de emplear los mecanismos propios de la democracia como el debate y la negociación.

En esa línea, afirman que se formulan “desacuerdos de naturaleza política en forma de conflictos jurídicos para poder así someterlos al arbitrio de los tribunales” y de paso eludir la “enojosa (y potencialmente costosa, en términos políticos) responsabilidad de zanjar asuntos por lo general especialmente delicados, complejos, difíciles de consensuar”.

En el sondeo, los jueces también se pronuncian sobre la independencia en el ejercicio de su cargo. De forma casi unánime, un 99%, aseguran que en el desempeño de sus funciones y en la toma de decisiones son “totalmente independientes” y la mayoría de los consultados afirma no haber recibido nunca sugerencias o presiones.

En concreto, un 90% de los encuestados asegura no haber recibido nunca una indicación o sugerencia sobre cómo resolver un caso concreto por parte del Gobierno, las comunidades autónomas o el CGPJ; un 88%, tampoco de partidos políticos, otros jueces o grupos de presión económicos o sociales. En cambio, el porcentaje desciende hasta el 72% cuando la pregunta se refiere a la presión mediática y un 9% responde que “con frecuencia” se siente presionado por los medios de comunicación.

Aun así, el 84% de los integrantes de la carrera judicial dice que, a la hora de dictar sentencia, nunca (32%) o raramente (52%) tienen en cuenta esas presiones.

Otro dato relevante es que un 90% ve necesario un nuevo pacto de Estado por la justicia “para remodelar a fondo su organización y funcionamiento”. Los jueces también abogan por “restringir el ejercicio de la acción popular (68%) o prohibir que los partidos la ejerzan en los procedimientos con significación política –como hizo Vox en el juicio del procés – o en los que se investiguen delitos de corrupción.

La encuesta, telefónica, se realizó entre el 8 y el 22 de septiembre a mil jueces y magistrados en activo seleccionados al azar, que suponen casi un 20% de la carrera judicial.