Ciudadanos exige al PSOE que se mueva y le responsabiliza del fracaso si se vuelvan a repetir elecciones

La dirección de Ciudadanos ha decidido trasladar al PSOE la responsabilidad de desbloquear las negociaciones para formar Gobierno. Su tesis es que no hay otro remedio que dejar Mariano Rajoy siga en La Moncloa, pero con la ventaja de que habría refromas en España, porque un Gobierno en minoría tendría que aceptar las iniciativas legislativas que impulse la oposición en el Congreso (El traje de luces de Albert Rivera).

Albert Rivera e Inés Arrimadas han pedido este 25 de julio de 2016 que Pedro Sánchez conceda su abstención para que se forme un Ejecutivo del PP en minoría, aumentando la presión sobre el líder de los socialistas justo cuando se inicia una semana decisiva, en la que el Rey recibirá a todos los líderes políticos y designará un candidato a la investidura si constata que cuenta con los apoyos necesarios (Rajoy ofrece a Rivera la vicepresidencia del Gobierno, la portavocía y varios ministerios).

Ese movimiento estratégico tiene un doble objetivo: consolidar la oposición de Ciudadanos a votar a favor de Mariano Rajoy y señalar al PSOE como principal responsable de una hipotética repetición electoral, la segunda en menos de un año.

“Queremos decirle al PSOE que no va a poder seguir escondiéndose, echándole la responsabilidad a los demás”, ha dicho este lunes en una rueda de prensa Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña e integrante de la Ejecutiva nacional del partido.

“El PSOE tiene que elegir entre una abstención técnica y llevar a los españoles a unas terceras elecciones”.

El líder de Ciudadanos se entrevistará con Felipe VI el jueves a las 10.30. Como adelantó en una entrevista con ‘El País‘,  pedirá al Monarca que convenza a Sánchez de abstenerse y que impulse a Rajoy a tener un papel más activo en las negociaciones (“Rajoy debe saber que el nacionalismo es insaciable y siempre pone un precio imposible de pagar”).

Rivera, Girauta y su reducido equipo , conscientes de los palos que están recibiendo en los medios de comunicación, buscar desesperadamente ahora poner todos los focos sobre la decisión del PSOE, rebajando así la presión que recibe Ciudadanos para que vote a favor del candidato del PP.

Durante la campaña electoral del 26-J, Rivera se comprometió a no favorecer la continuidad del presidente en funciones. Una vez conocidos los resultados, la Ejecutiva de su partido rectificó y apoyó que se le conceda la abstención para intentar generar un efecto dominó que lleve a los socialistas a variar su posición (voto en contra). Esto no se ha producido.

Como no es el primer cambio radical de estrategia por parte de Ciudadanos, el PP, el PSOE y Podemos apuestan por que ahora acabe llegando al sí. Los consejeros de Rivera recuerdan que eso no serviría para nada, porque sus 32 diputados no pueden decidir el nombre del presidente en un acuerdo bilateral.

Y rematan con ironía:

“Sorprenderemos a todo el mundo y no pasaremos de la abstención”.

Loading...