Eduardo Madina: “Frente a patrias puras, sociedades plurales”

Hace casi tres años, perdió las primarias frente a Pedro Sánchez y dio un paso atrás porque no compartía su proyecto. Ahora, Eduardo Madina (Bilbao, 1976) regresa a la primera línea. La gestora de Ferraz le ha puesto al frente de la ponencia política que el PSOE llevará a su congreso de junio, después de que los militantes elijan en las primarias de mayo a su nuevo líder.

¿Por qué el PSOE sufrió en las últimas elecciones las mayores derrotas de su historia y cómo pretenden remontar el vuelo?

Hay quien estableció un análisis, que nunca compartí, de que el PSOE estuvo electoralmente tan mal porque el escenario había cambiado. Es justo al revés: el escenario ha cambiado porque el PSOE ha estado mal. Tenemos que encontrar una foto fija, para todos los días de la semana, todas las semanas del mes y todos los meses del año, en nuestras ideas del modelo territorial, la definición de lo que somos, la política laboral y fiscal, la relación con otras fuerzas. No puede tener vaivenes.

¿Un PSOE sin bandazos recuperará la credibilidad?

Hemos perdido mucha. Hemos sacado los dos peores resultados desde 1933. La recuperación de la credibilidad tras estos dos años nos va a costar tiempo. Hay que hacer un buen congreso y un buen proyecto, trabajar con una orientación nítida de cambios serios en nuestra manera de hacer las cosas, y le tendremos que dar toda la utilidad que podamos a la labor de oposición. En política no suele haber atajos.

La reforma federal de la Constitución es la solución del PSOE para la cuestión catalana. Pero sigue sin calar en Catalunya.

Este país puede apostar por convivir, el espacio público no le pertenece a nadie. Nadie tiene el monopolio de la definición de un espacio público compartido. Frente a quienes ven patrias puras o pueblos homogéneos, los socialistas tenemos una tradición de más de un siglo de historia donde lo que vemos son sociedades plurales, de ciudadanos plurales. Con espacios íntimos, en el ámbito de su identidad nacional, de sus sentimientos identitarios, de su forma de vida privada, donde el Estado no entra y los partidos políticos tampoco.

¿Qué camino puede mostrar el País Vasco a Catalunya?

Euskadi supo superar una etapa de enorme confrontación entre quienes se sentían nacionalistas y quienes no lo somos, para encontrar hoy un marco convivencial mucho mejor. El futuro del País Vasco está escrito sobre el reconocimiento de nuestra pluralidad interna y vocación de convivencia, de personas que son distintas, sienten y viven distinto, pero conviven en el mismo espacio público al que llamamos Euskadi. Ahí hay una buena guía.

¿Hay alguna garantía de que el PSOE no saldrá roto de su próximo congreso?

Hay pautas de otros procesos congresuales del pasado que son positivas. Por ejemplo, la educación. Reivindicar respeto para el PSOE. Lo hicimos todos los candidatos para el congreso del 2014. Hablar bien unos candidatos de otros. Respetar el perímetro del pensamiento socialista. Apostar por una propuesta de futuro, no por una revisión del pasado. Anteponer criterios colectivos a proyectos personales. Si todo eso se cumple, será una buena campaña y un buen congreso y tendrá un día siguiente más fácil. Si no, el día siguiente será más difícil.

¿Deben tomar algún ejemplo del congreso de Podemos?

El PSOE tiene suficientes ejemplos a lo largo de su historia, suficiente acervo ideológico interno, suficientes reformas a lo largo de 137 años, más que de sobra para no tener que mirar fuera. El futuro del PSOE depende en exclusiva del PSOE.

Se acaban de cumplir 15 años del atentado que sufrió por parte de ETA. Al margen del drama personal, ¿cómo ha canalizado políticamente aquella barbaridad?

La canalización personal intuyo que es de por vida. Que algo así, con más o menos intensidad, me va a acompañar toda mi vida. Políticamente, blindó mis ideas y mis certezas. ETA no rozó nada de lo que políticamente construía mi mirada, reforzó lo que ya pensaba. Políticamente no tocó nada. Si lo intentó ETA, fracasó.

Loading...