El PSOE madrileño cierra filas con Patxi López

Fuenlabrada no es una ciudad sin más para el PSOE. Es su capital, con permiso de Dos Hermanas (Sevilla), donde Pedro Sánchez protagoniza hoy un acto con militantes. La fama de sus servicios públicos trasciende federaciones, territorios y las rivalidades de turno. A su regidor desde 2002, Manuel Robles, se le conoce como El Alcalde. Así, en mayúsculas. Prueba de la trascendencia de esta ciudad de 195.000 habitantes del cinturón rojo del sur de Madrid es que Pedro Sánchez la eligió como cierre de la campaña de las elecciones generales del 20-D. Y repitió seis meses después, en la del 26-J, en una jornada que terminó en Extremadura. Patxi López ha dado esta tarde una demostración de fuerza en Fuenlabrada al obtener el respaldo público y sin ambages de Robles. Del referente que se ha alejado de la tesis del “no es no” y que por ello rechazó la invitación a una reunión de 70 cargos medios del partido que animaron a Sánchez a concurrir a las primarias. “Es simbólico estar en Fuenlabrada, el PSOE tiene un enorme problema en las grandes problemas. No conecta. Pero los socialistas hemos sabido dar respuesta a las demandas de los ciudadanos en Fuenlabrada. Aquí se han tejido solidaridad. No hay familias abandonadas. ¡Exportemos lo que se hace en Fuenlabrada y otros municipios de aquí como Alcalá de Henares o Aranjuez!”, ha reivindicado López, cuyo discurso ha girado de nuevo sobre la unidad y la recuperación de los valores de la socialdemocracia.

“Patxi es la mejor opción del PSOE”, ha defendido Robles en un acto que ha contado con la presencia de unas 400 personas. Muchas de ellas eran cuadros del partido y representaban a la mayoría de la federación madrileña, la cuarta por número de militantes. Al frente, además de Robles, presidente de la federación madrileña, ha estado Sara Hernández, regidora de Getafe y secretaria general del PSOE autonómico. Tampoco han faltado algunos de los principales alcaldes socialistas de la región, como Javier Rodríguez (Alcalá de Henares) o Cristina Moreno (Aranjuez), a la que se presta mucha atención. La conclusión ante la asistencia de los secretarios generales de las principales agrupaciones es que buena parte de quienes hasta ahora estaban con Sánchez ahora lo están con López. Al menos en Madrid.

“Si nos seguimos gritando entre nosotros nadie nos va a escuchar”, ha recalcado López. El único candidato que hasta ahora ha dado formalmente dicho paso no esconde la crisis del PSOE. “Hemos dedicado tanto tiempo a enfrentarnos entre nosotros que no nos hemos enfrentado a la derecha de este país. Tenemos que cerrar ese capitulo. No con apaños. Ni con parches. Es la hora de los militantes, de debatir, elegir e integrar. Y yo voy a ir hasta el final”, ha manifestado. López ha insistido en que la unidad “no significa uniformidad” y que, con independencia de las posturas que se defiendan, “ningún socialista será traidor de nada”. “Ninguno será enemigo nuestro, todos seremos socialistas”, ha apelado a la concordia.

A su lado, Robles ha recordado que estuvo entre quienes han reclamado un congreso inmediato -al final las primarias serán en mayo y el congreso el 17 y 18 de junio- desmarcándose de movimientos como la plataforma de Madrid en cuyo estreno tuvo un papel protagonista. “Cuando estuve en ese tema hubo algunas cosas que no me gustaron. No me gusta que se trasladen insultos a los compañeros independientemente de la opción que defiendan… El PSOE en su historia es un partido donde cabe mucha gente. Cuando pedíamos ese adelanto del congreso se me desgarraba el corazón. Yo no tengo ningún enemigo entre los compañeros. Mi enemigo es la derecha”, ha concluido. A cuatro meses de las primarias, Robles ya no defiende el “no es no”. Promueve el “sí es sí del PSOE”.

Loading...