El recadito de Rajoy a Rivera: "Si hay terceras elecciones, vosotros os hundiréis"

A Rivera le han puestos las cosas claras y el chocolate espeso. Si con su ‘no’ a Rajoy acaba forzando que haya terceras elecciones el 27 de noviembre de 2016, el líder del PP tiene claro que Ciudadanos puede acabar en el subsuelo de la política.

Rajoy tiene claro que él no es el obstáculo para que haya Gobierno, sino más bien todo lo contrario: es el único candidato que el pasado 26-J logró más votos que en diciembre. Un incremento de apoyos que, según las encuestas que llegan a Moncloa, irá a más si se celebran unas terceras elecciones.

Según cuentan a El Confidencial Digital altos cargos del Gobierno, el estado de ánimo de Mariano Rajoy ha dado un giro de 180 grados desde las pasadas elecciones de junio. Antes del día 26, y tras un ultimátum de su mujer, Viri Fernández, no veía claro su futuro, pero los buenos resultados cosechados ese día le han convencido para seguir.

Este 28 de julio de 2016, el presidente en funciones no tiene la menor intención de retirar su candidatura a la investidura, ni, por tanto, dar paso a otra persona del PP que opte al cargo en su lugar. Albert Rivera y otros dirigentes de Ciudadanos se lo han exigido más de una vez, tanto en público como en privado, como condición cambiar para la abstención por el “sí”  en el Pleno de investidura, pero Rajoy no va a dar su brazo a torcer.

La postura del jefe del Ejecutivo es conocida, de primera mano, por el propio Albert Rivera, con el que, tal como ha revelado El Confidencial Digital, mantiene reuniones secretas fuera de La Moncloa para hablar de la investidura.

En esas conversaciones a solas, Mariano Rajoy ha explicado al líder de Ciudadanos que no puede renunciar el único candidato que, tras las elecciones de diciembre, ha aumentado el número de apoyos, por lo que el deber de los partidos constitucionalistas es permitirle gobernar.

Además, ha manifestado a Rivera que, de no lograr su apoyo y la abstención del PSOE, no tiene ningún problema en ir de nuevo a unas elecciones generales, ya que considera que, en esos comicios, el Partido Popular sería el más beneficiado.

EL ESCENARIO DE UNAS TERCERAS ELECCIONES GENERALES

El presidente en funciones le ha transmitido que, ante unas terceras generales, “yo lograría más votos y estaría cerca de la mayoría absoluta, mientras que vosotros os hundiríais”. Un escenario del que ya se empieza a hablar en los medios y que en Moncloa manejan desde hace varias semanas.

La postura de Rajoy es tan firme que, si no logra los apoyos necesarios para ser investido en las próximas semanas, no se someterá a una investidura que de antemano tiene perdida.

Pedirá que se disuelvan las Cortes y se convoquen nuevas elecciones sin necesidad de que se haya votado en el Congreso una o varias investiduras fallidas.

Para ello, ha solicitado a su equipo que recuperen el informe que el Consejo de Estado redactó en 2003, a petición de la Asamblea de Madrid, tras el conocido “tamayazo”, y que permitió la convocatoria de nuevas elecciones autonómicas. El objetivo es utilizarlo como precedente.

Además, los servicios jurídicos de Presidencia llevan meses preparando argumentos legales para que las propias Cámaras sean las que aprueben su autodisolución y la convocatoria de nuevos comicios, siempre y cuando no hayan transcurrido ya los dos meses de la primera ronda de consultas con Felipe VI.

La postura y planes de Mariano Rajoy no son conocidos solo por Albert Rivera, al que el presidente en funciones se lo ha transmitido personalmente. El resto de partidos han sido igualmente advertidos, a través de sus colaboradores más estrechos con cargo en Moncloa.

Según las fuentes consultadas, miembros del Ministerio de Presidencia y del gabinete de Rajoy empezaron a lanzar ese mensaje aprovechando las reuniones celebradas en Moncloa con las diferentes formaciones, para después insistir en la idea de terceras elecciones en los días previos y posteriores a la constitución de las Cortes.

Una advertencia que deja muy clara la postura de Rajoy: “O tiene los apoyos necesarios, o habrá elecciones. Pero no va a renunciar a la presidencia”, concluyen altos cargos del Gobierno.

Loading...