Garzón culpa a Podemos del batacazo del 26-J: "La confluencia fue caótica"

Guerra en Unidos Podemos. Alberto Garzón, el banderín de enganche de la coalición de Pablo Iglesias para que los votos de Izquierda Unida acabasen recalando en la fuerza del partido morado, ya tiene claro el diagnóstico de lo que sucedió el 26 de junio de 2016: la culpa fue de la errática táctica de confluencias que hizo perder a la fuerza más de un millón de votos que los conseguidos por separado.

El de Izquierda Unida, que relegó su marca electoral para ir con la de Pablo Iglesias, asegura en un informe que:

La estrategia planteada fue racional y evitó una sangría de escaños. Sin embargo se produjeron errores en la cristalización de la confluencia electoral que explicarían parte de la pérdida de apoyos. Pero en modo alguno Izquierda Unida es responsable en la caída del voto.

Garzón afirma que:

Cabe mencionar que los tiempos y ritmos de conformación de la coalición han sido tan apurados que en muchos casos el proceso ha sido caótico, ha estado desvinculado del tejido social preexistente en cada provincia o ha agudizado las contradicciones y tensiones propias que existen entre organizaciones distintas.

Y dice que:

Estas circunstancias han sido muy asimétricas en el territorio y podrían haber mermado, y mucho, la eficiencia de la coalición en algunos casos en los que en la práctica han existido campañas simultáneas e independientes, a pesar de que fue imposición suya que ambos partidos mantuvieran la independencia y la campaña por separado.

Loading...