Los otros casos poco transparentes de Podemos

Ramón Espinar, Pablo Echenique, Xelo Huertas o Diego Cañamero también se han visto salpicados por irregularidades

ABC publica hoy un nuevo escándalo protagonizado por Podemos. El partido de Pablo Iglesias pagó su programa electoral para el 26-J a través de su Fundación 25-M. También se hizo cargo el Instituto 25M de 3.625 banderas con el logo de Unidos Podemos como merchandising por valor de 10.989,83 euros, que se entregaron en la sede La Morada en Madrid, punto de encuentro de la formación liderada por Iglesias. De esta forma, Podemos habría utilizado una institución satélite para financiar gastos electorales con otro NIF y otra cuenta bancaria, que no estaría sometida al escrutinio de la contabilidad de las últimas elecciones generales al no incorporar estas facturas, alejadas del fin social y cultural que señala la Fundación.

Este nuevo escándalo se suma a todos los anteriores que han salpicado al partido o a algunos de sus destacados dirigentes. El más famoso es el de su portavoz en el Senado, Ramón Espinar, que ompró una vivienda protegida por 146.224 euros sin sorteo público y estando en el paro y la vendió antes de un año por 176.000. Solicitó permiso de venta a la Comunidad de Madrid pocas semanas después de haberla comprado aduciendo incapacidad para afrontar la hipoteca.

El líder de Podemos Pablo Echenique estuvo pagando en negro a su asistente en 2012 y volvió a hacerlo en marzo de 2015, cuando regresó de Bruselas. El político incumplió la legislación laboral durante más de un año al haber mantenido a un trabajador doméstico sin contrato y sin abonar las cotizaciones a la Seguridad Social de este empleado.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, cargó sus gastos personales de gomina al Ayuntamiento y lo justificó con el argumento de que sus jornadas laborales son a veces de “trece horas”. El alcalde explicó que, si a las ocho de la tarde tiene programado algún acto, no le da tiempo a marcharse a su casa para arreglarse.

El diputado de Podemos por Jaen Diego Cañamero benefició desde su cargo de alcalde y primer teniente de alcalde de El Coronil, Sevilla, a su familia con casas y una finca pagadas con ayudas públicas, según desveló una auditoría que encargó el PSOE cuando relevó a IU.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, acusó a la expresidenta del Parlamento balear Xelo Huertas de utilizar el cargo público para “avanzar en intereses personales”, al amenazar con bloquear los presupuestos si no se incluía una subvención para la empresa de otro miembro del partido.

La historia de Podemos no se entiende tampoco sin el Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS). La fundación que en los años previos a la creación de la formación populista dio cobijo y fue dirigida por los que serían fundadores de Podemos. Tras destaparse que recibía fondos de Venezuela, cesó su actividad a comienzos de 2016.

Un suma y sigue constante de la formación morada que, después, no duda en aplicar una doble vara de medir cuando las irregularidades atañen a otros partidos.