Pedro Sánchez asegura que el problema de Catalunya son sus “malos gobernantes” y no España

El secretario general del PSOEPedro Sánchez, ha asegurado que el problema de Catalunya “no es España”, sino “sus malos gobernantes” que están haciendo “de la ilegalidad, la confrontación y la división social su forma de hacer política”. Sánchez acusó al Govern de estar dilapidando el “intenso autogobierno” que le reconoce la Constitución. “Nadie ha hecho tanto contra el autogobierno de Catalunya como el secesionismo”, denunció.

El líder socialista aprovechó la clausura del Congreso regional del PSOE de Madrid para comentar la aplicación del artículo 155 de la Constitución y las medidas de suspensión de la autonomía catalana pactadas por el Gobierno de Rajoy con el PSOE y Ciudadanos. “Todas la Constituciones de los países de la UE tienen su artículo 155 para hacer frente a estos embates unilaterales que intentan quebrar la integridad territorial, y si se activa en España dependerá de la decisión última de Puigdemont”, advirtió. En ese sentido, dejó claro que “la izquierda nada tiene que ver con el secesionismo en Catalunya”, ya que el procès está provocando “fugas de empresas que ponen en riesgo la estabilidad laboral y fractura social de la convivencia en muchas familias que ya no pueden hablar de política”. “Se quieren separar de España porque dicen que pagan muchos recursos económicos al Estado”, censuró.

Sánchez defendió su acuerdo con Rajoy para poner en marcha el artículo 155: “El PP tiene una idea de España completamente distinta a la nuestra, pero nos une la defensa de la integridad territorial de nuestro país”. Y también se defendió de las críticas de Podemos por ese pacto: “Ahora vemos a partidos de izquierdas que dicen abrazar la causa independentista, califican poco menos que de golpe de Estado un artículo como el 155 y nos dicen que estamos con el PP, cuando ellos votaron con el PP en contra del cambio de Gobierno que les propusimos”.

President multilingüe

También ironizó sobre el hecho de que el president Puigdemont utilizara el castellano y el inglés en su intervención de ayer sábado. “Le va a dar igual porque en Europa el europeísmo significa borrar fronteras y el independentismo lo que hace es levantarlas”, advirtió. El líder del PSOE propuso como alternativa a “la amenaza seria del desafío secesionista” la reforma de la Constitución, que en ningún caso se hará “para contentar al bloque independentista”. “Eso no es cierto porque es muchísimo más amplia que el modelo territorial”, precisó antes de explicar que “lo que sucede en Catalunya tiene mucho que ver con lo que ocurre en Polonia, Hungría y otros países donde hay movimientos regresivos y reaccionarios que están recortando derechos y libertades”. “Lo que ocurre en Catalunya no es tanto un problema de identidad como de algunos elementos que atañen a la socialdemocracia y que tienen que ver con la desigualdad”, sentenció.

Sánchez glosó el papel fundamental que jugó su partido en la aprobación de la Constitución de 1978, hasta el punto de ser “la única formación política que queda” de aquella época. “Si hay un partido que la representa es el PSOE“, recordó antes de precisar que la Carta Magna se apoyó “en el pedal de la democracia y en el de la descentralización“. “El gran acierto de la Constitución del 78 es que democracia y descentralización van de la mano”, concluyó.

Loading...