Podemos paga 300.000 euros a trolls por desacreditar en las redes a sus rivales políticos

Después de que se destapara el canal de Telegram de nombre sintomático ‘Guerrilla’ que gestiona Podemos para dar instrucciones a más de cuatro mil trolls para desacreditar a sus rivales políticos, sale, como era de esperar, lo que pagan por este mecanismo beligerante. Otra vez pillados: el canal Guerrilla sí es podemita y sí es para insultar a rivales mediante trolls.

¡Nada menos que 300.000 euros le cuesta a los podemitas este canal de artimañas para las redes sociales! Y es que no escatiman en gastos Iglesias y los suyos, y eso que siempre han sacado pecho con sus campañas electorales de escaso presupuesto… Hasta que les ha salido a la luz la ‘Guerrilla’.

El portal OkDiario está siguiendo la información sobre este uso tan novedoso en la política española, y publica que a Podemos les cuesta 300.000 euros su estrategia en redes sociales, entre personal y el propio canal ‘Guerrilla’.

 

Podemos tiene actualmente en plantilla a 11 técnicos y coordinadores de redes sociales: seis de ellos en su organización nacional y el resto en distintas Comunidades autónomas (Baleares, Cataluña, Navarra, Extremadura y Canarias). En estos dos últimos casos, los responsables de redes compatibilizan su labor con la gestión del gabinete de prensa del partido a nivel autonómico.

 

Lo dicen así en su propio portal de transparencia, en el que se destaca que estos trabajadores perciben un salario bruto de 1.890 euros al mes (un coste real de 2.500 para la empresa), salvo dos técnicos que solo están contratados a media jornada. Así actúa la ‘guerrilla fantasma’ de Podemos que ‘trolea’ a la opinión pública en las redes.

Un total para el partido de más de 22.000 euros al mes, lo que supone la cifra de 273.000 euros al año (que podría llegar a ser de 318.000 si esos sueldos se refieren a 14 pagas).

Entre los trabajadores de dicha plantilla se encuentra el coordinador del canal ‘Guerrilla comunicativa’, Guillermo Paños, aunque los podemitas no quieren ni oír hablar del tema en televisión.

Loading...