Rajoy busca acercarse al PNV y el PP se prepara para el golpe de la subida de impuestos

Mariano Rajoy no quiere pillarse los dedos, incluso a puerta cerrada. En el Comité de Dirección del PP, en el que se centró en hablar del panorama político internacional, trasladó sobre los Presupuestos que la consigna ha de ser “que estamos hablando con todos” y ni tan siquiera quiso abordar la espinosa cuestión de los impuestos. Si bien, en Génova se prepararon para una aproximación, ahora sí o sí, con el PNV y dieron por descontado la subida impositiva. “Lo importante es la recaudación, no se puede descartar nada”, se llegó a deslizar por parte del entorno del presidente.

Sobre impuestos, Rajoy no trasladó ningún mensaje a la cúpula de su partido. Si bien, al tiempo, Cristóbal Montoro confirmó que el Gobierno estudia subir Sociedades e Impuestos Especiales. “Tenemos que equilibrar las cuentas públicas”, avisó un prudente Pablo Casado. “Al PP le gustan los impuestos bajos y nuestro compromiso es cumplir con esa línea de actuación”, llegó a declarar el portavoz, liberal convencido, a pesar de que Génova ya se prepara para el impacto de romper otra vez con su discurso económico, como ocurrió a lo largo de la anterior legislatura.

“No es una noticia que nos agrade” pero “hay que cumplir“, se admitió sin micrófonos encendidos. Aunque, en todo caso, la dirección nacional se acogió al hecho de que, de momento, el Gobierno descarte subidas o modificaciones en el IRPF y el IVA, como puntualizó Montoro. Mientras, la Fundación FAES, que dirige José María Aznar se sumó al debate reclamando “eliminar definitivamente el Impuesto sobre el Patrimonio” y Casado aprovechó para recordar al Ejecutivo que hay margen para avanzar en la reforma de las administraciones públicas.

“No vamos a plantear aritméticas”

Así, con el área económica del Ejecutivo funcionando ya a pleno rendimiento, en Génova también abordaron el plano más político de las negociaciones. Y, en este sentido, Rajoy transmitió que hasta el último momento se ha de vender “que se habla mucho y con todo el mundo” para que, en caso de que la negativa del PSOE sea inamovible, “quede retratado”. Fue la idea que más repitió Casado al término de maitines. “Queremos que los Presupuestos salgan adelante con el máximo apoyo posible (…) Nosotros no somos los que vamos a plantear aritméticas”, destacó.

Una negociación por etapas, paso a paso, centrada ahora en el techo de gasto y los objetivos de déficit. Y en la que el PNV tendrá a partir de ahora un papel primordial, una vez ha llegado con el PSE un entendimiento en el País Vasco, según las fuentes consultadas. Orillando cualquier cuestión que afecte a la Constitución y la legalidad, en el PP reconocieron estar dispuestos a abordar prácticamente cualquier tema con la formación de Íñigo Urkullu. En página económica, afirmó Casado, “vamos a ser constructivos” con el PNV. Pero el “no” sigue vigente en temas “como los presos de ETA”, puntualizaron también en privado. Cabe recordar el papel clave de Soraya Sáenz de Santamaría en los contactos con los nacionalistas vascos.

Rajoy, candidato a la reelección

Por último, en clave interna, Rajoy confirmó a la dirección del PP su intención de optar a la reelección en el próximo congreso nacional, lo que provocó la sonrisa de algunos al ser un secreto a voces. Fue Casado quien anunció la “buena notica”, sin aclarar el futuro político de María Dolores de Cospedal, y ahora el presidente tiene hasta el jueves para presentar los 100 avales necesarios, que se convierten en 620 para ratificar su candidatura ante el plenario del cónclave, que se celebrará en febrero. Por su puesto, en la cúpula descartan que algún cargo quiera rivalizar con él y dé un paso al frente y se presente.

“El PP no vende primarias y luego cambia la cerradura al vencedor”, contestó el vicesecretario de comunicación, defendiendo el modelo vigente de elección de candidatos. Una cuestión, pese a todo, que sigue provocando discusión en la formación, con Cristina Cifuentes o Alberto Núñez Feijóo abogando por una mayor democracia interna. Incluso, a través de la Red Floridablanca, se ha puesto en duda el censo de militantes. “Hay que estar al corriente del pago y, al estarlo, tu sede te tiene que expedir un certificado”, contestó Casado, que rechazó posibles irregularidades de cara al congreso.

Loading...