Rivera, satisfecho por arrancar a Sánchez un compromiso para acabar con los aforamientos

“Hablamos de lo que nos une, no de lo que nos separa”. Esa premisa es, según Albert Rivera, la que ha marcado su reunión con Pedro Sánchez en el Congreso de la que dice que han salido compromisos similares a los pactados en su intento de investidura tras el 20-D.

Entre ellos, el presidente de Ciudadanos ha destacado especialmente el de haber conseguido un principio de acuerdo para reformar la ley electoral, acabar con los aforamientos y hasta empezar a impulsar, de cara al otoño, una reforma de la Constitución. Además, ha presumido de haber conseguido arrancar al secretario general del PSOE su compromiso para que su grupo apoye la ley de autónomos, una de las medidas estrella de los naranjas. “Tendremos el apoyo del Gobierno, de los grupos minoritarios y ahora del PSOE para una ley que beneficia a 3,5 millones de españoles”, presumió.

Durante la casi hora y media que duró el encuentro, atrás se quedaron otras materias como la reforma laboral o el reciente proyecto de ley de gestación subrogada impulsada por Cs y contra la que el PSOE está mayoritariamente en contra. De mociones de censura o gobiernos alternativos, ni una sola palabra, como habían acordado ambos líderes en la conversación telefónica que mantuvieron previa a la reunión de este miércoles. Tampoco sobre temas en los que son opuestos como sus posturas sobre el tratado de libre comercio con Canadá -CETA- (Cs, a favor; PSOE, abstención) ni del rescate juvenil que Sánchez acordó con Iglesias y que Rivera considera que ya se está consiguiendo, en parte, con el complemento salarial que CS y PP acordaron y que será financiado con los fondos de la UE.

Sobre el independentismo en Catalunya sí hablaron, según Rivera, que valoró que, pese a tener “discrepancias evidentes” respecto a la plurinacionalidad, también aseguró que PSOE, Ciudadanos y PP están “juntos” en la defensa de la unión de todos los españoles, la soberanía nacional para votar cuestiones de estado, el orden constitucional y las leyes españolas. “Los tres partidos constitucionalistas tenemos una visión conjunta de que fuera de la ley democrática no hay nada de que hablar”, aseveró Rivera, que el día anterior se había reunido también con Mariano Rajoy mientras Sánchez hacía lo propio con Pablo Iglesias.

La buena sintonía que aún mantienen quienes en su día fueron casi socios de un Gobierno que nunca llegó a prosperar se vio reflejada hoy en una reunión “constructiva y cordial” de “viejos conocidos”. Ello les permitió acordar unos pactos iniciales en lo que se refiere a temas de regeneración democrática que supusieron algunas de las banderas del programa electoral de Ciudadanos.

Así, Rivera aseguró que Sánchez había rectificado la postura del PSOE con respecto a la supresión de aforamientos. Una medida que también está presente en los 150 puntos que firmó con Mariano Rajoy y con la que, en principio, también Podemos está de acuerdo pero que se había quedado en stand by. Ahora, según el líder de la formación naranja, Sánchez está “dispuesto a debatir y acordar” a ese respecto. “Creo haber logrado el apoyo de Sánchez a la supresión de aforamientos”, resumió.

Ambos han pactado nombrar a un equipo de juristas que, en otoño, puedan empezar a impulsar una “mesa de partidos” -Rivera quiere incluir también a PP y Podemos, aunque cree que PSOE y Cs tiene posturas más cercanas de “mejora” de la Carta Magna frente a la “destrucción” (Podemos) o el inmovilismo (PP)- que pueda empezar a debatir un “borrador” de reforma.

Del mismo modo, Rivera anunció que Ciudadanos y PSOE “trabajarán juntos” en una reforma de la ley electoral para que sea más proporcional. En principio, ambos estarían de acuerdo en hacer valer la premisa “cada persona, un voto”; desbloquear las listas electorales y suprimir el voto rogado, tal y como pactaron en febrero de 2016, tras las elecciones del 20-D. En este tema, también ambos partidos acordaron nombrar equipos que se “esforzarán” por conseguir un acuerdo “antes de que acabe la legislatura”. En este punto, Rivera está convencido de que también podrán sumar a los de Pablo Iglesias: “En este aspecto estamos más cerca de las propuestas de Podemos que de las propuestas del PP” espetó. “Y no estamos dispuestos a que el Gobierno bloquee una mayoría parlamentaria amplia”, agregó.

No obstante, Rivera dijo no ser partidario de “mesas a tres”, sino de hablar con todos los grupos parlamentarios este tema. “No soy partidario de cordones sanitarios. Una mesa a tres es una mesa a la que le falta una pata, que es la del Gobierno”, metaforizó.

Entre los temas tratados se encuentra también la limitación de mandatos, otra de las cuestiones que los naranjas pactaron tanto con PSOE como con PP y que siguen guardadas en un cajón. “Esta es un ley que podemos sacar adelante con una mayoría alternativa, con o sin el PP”, advirtió Rivera a sus actuales socios del Gobierno.

Y es que sus relaciones con Rajoy, pese a su cordial almuerzo de ayer, hoy parecen un poco más rotas. El equipo de Cs se ha levantado de la mesa de negociación que hoy han mantenido con el Ministerio de Hacienda para empezar a negociar el techo de gasto que ha de ser aprobado en el Congreso el 11 y 12 de julio. “No es que nos hayamos levantado de la mesa, es que el PP no está dispuesto a bajar los impuestos. Si cambian de opinión, que vuelvan a llamarnos”, exigió Rivera tras recordar que su línea roja anunciada ayer para apoyar la senda de déficit para 2018 era, precisamente, la bajada del IRPF. “Es paradógico que el ministro -por Montoro- que ha perdonado impuestos a los corruptos con la amnistía fiscal sea el mismo que dice que no se pueden bajar impuestos a los trabajadores en una etapa de crecimiento”, criticó. “No sé si el PSOE o Poemos están dispuestos a apoyar el techo de gasto del Gobierno -ironizó- , pero si no hay bajada de IRPF, el techo de gasto no se aprobará con Ciudadanos”, concluyó.

Loading...