Inicio España Sánchez quiere que los españoles que se fueron por la crisis vuelvan...

Sánchez quiere que los españoles que se fueron por la crisis vuelvan ahora que el empleo se resiente

Los ‘viernes sociales’ traspasan fronteras. El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un plan para que los españoles que se marcharon con la crisis económica vuelvan a España para reincorporarse a nuestro mercado laboral. Lo llamativo de este plan es que llega en un momento en el que los economistas muestran su preocupación por el cambio de ciclo económico y el mercado laboral muestra algunos signos de agotamiento que están afectando, entre otros, a un aumento de la precariedad, como se puso de manifiesto con los datos de paro de febrero en los que la contratación indefinida se despeñó.

Más de dos millones de españoles que viven en el extranjero pudieron votar en las últimas elecciones. Un número nada despreciable en unos comicios tan reñidos como los del 28-A. En este contexto, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se encargó de aprovechar un viaje a Bruselas ayer para anunciar el plan aprobado hoy por el Consejo de Ministros.

Este plan es un guiño a los más de dos millones de españoles que pueden votar en el extranjero.

En concreto, el Ejecutivo quieren que vuelvan 24.000 de los españoles que emigraron a otros países como consecuencia de la crisis económica en un momento en el que la tasa de paro llegó a superar el 26%. Según ha explicado la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, el Ejecutivo ya ha contactado con 10.000 españoles en el exterior para poner en marcha el plan. Para que vuelvan destinará 23 millones de euros. Pero esa cuantía tendrá que ser desembolsada por el próximo Ejecutivo que salga de las urnas, puesto que el plan tendrá una duración de dos años.

Estos 23 millones de euros se suman a los decretos aprobados en los llamados ‘viernes sociales’ de Sánchez que han sido criticados hasta por el Banco de España esta semana por el impacto en el déficit en un año en el que España está funcionando con los Presupuestos prorrogados. El gasto electoralista del Gobierno en estos Consejos de Ministros ya supera los 2.000 millones de euros en medidas como la reducción a 52 años de edad para recibir la ayuda de los parados de larga duración, la mejora de las prestaciones por hijo a cargo para familias en situación de pobreza o la oferta de empleo público, entre otros.