Advierten a residentes legales de EEUU de que no renuncien a su estatus

El Paso (EEUU), 31 ene (EFE).- Los residentes permanentes en Estados Unidos no deben renunciar a su estatus legal en caso de ser retenidos en la frontera, según advirtió hoy la coalición de grupos proinmigrantes Consejo de Inmigración de la Frontera.

La advertencia está relacionada con el decreto firmado el pasado viernes por el presidente de EEUU, Donald Trump, para frenar la entrada de refugiados y de ciudadanos de siete países musulmanes, debido a la cual se han fortalecido los controles fronterizos.

Según la coalición, formada por defensores de los derechos humanos y abogados especializados en inmigración, los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) han abusado de su poder en los puentes internacionales de la zona de El Paso tras esa orden.

“Tenemos reportes de personas que este fin de semana se les negó la entrada por CBP. Y les pidieron que firmaran la forma I-407”, que supone la renuncia de la residencia legal, aseguró Melissa López, directora de los Servicios Diocesanos para Migrantes y Refugiados.

“Es muy importante que si un residente se encuentra en esa situación no firme nada y pida hablar con un abogado”, agregó.

Según la coalición, entre esos casos hubo personas que perdieron su tarjeta de residencia permanente al acceder a las presiones de los agentes para que firmaran la renuncia a su estatus legal.

En respuesta a estas denuncias, el portavoz del CBP de El Paso, Rubén Jáuregui, dijo hoy en un comunicado que todos los usuarios de los puentes de entrada a Estados Unidos tienen derecho a presentar una queja formal si un agente se comportó de manera inapropiada.

“Un viajero que tenga un comentario o queja con respecto al trato durante el proceso de inspección, que hable inmediatamente con el supervisor de guardia o con un gerente”, agregó el funcionario, quien prometió que se investigarán todas las quejas.

El abogado de migración Carlos Spector explicó que en la región fronteriza hay muchos residentes permanentes que cruzan constantemente la frontera o que pasan largas temporadas en el lado mexicano por motivos familiares, escolares, comerciales o laborales.

Según Spector, con la excusa de una investigación para evitar el terrorismo, los agentes fronterizos indagan dónde viven, trabajan y por cuánto tiempo los residentes permanentes, y les presionan a renunciar a su estatus legal si pasan mucho tiempo en México.

Explicó que para demostrar el “abandono de residencia permanente” en un tribunal de inmigración debe haber pruebas de que el residente tuvo la clara intención de abandonar Estados Unidos y dejó de tener relación económica y legal con el país.

Según el Consejo de Inmigración de la Frontera, solo un juez migratorio, y no un agente del CBP, puede determinar si un residente permanente de Estados Unidos debe renunciar a su estatus.

Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, dijo que las medidas firmadas por Trump son contra todos los inmigrante, sin importar su estatus legal.

“Están en contra de todos los inmigrantes, vengan documentados o indocumentados. Ese es el tipo de políticos que tenemos en la Casa Blanca”, aseguró.

Loading...