Apuñalada 50 veces y calcinada, joven de 15 años conoció a su asesino en Facebook

La joven no solo fue acuchillada más de 50 veces hasta perecer, sino que el homicida, además, incineró su cadáver en un callejón de Filadelfia para intentar encubrir su atrocidad. La policía ha advertido que el crimen es realmente espeluznante.

El asesinato de Sabriya McLean, de 15 años, encarna la pesadilla de todo padre que vela por la salud y la seguridad de sus hijos en la Era de la Informática, temiendo que las redes sociales sean caldo de cultivo para pedófilos y asesinos.

Cole Swaringer-Herring, el acusado de 23 años, fue arrestado por apuñalar a la menor y calcinar su cuerpo. Víctima y victimario se habían conocido en Facebook, informó la Policía de Filadelfia, una ciudad conmocionada por el macabro homicidio a principios de esta semana.

Swaringer-Herring fue acusado de asesinato, incendio deliberado, abuso de un cadáver y delitos relacionados. Los restos de McLean, quien recién había cumplido 15 años, fueron descubiertos bajo una pila de hojas.

Con la ilusión de una quinceañera enamorada, McLean viajó 40 millas, entre New Castle, Delaware, hasta Filadelfia, para encontrarse por primera vez, cara a cara, con el hombre que aparentemente la sedujo por Facebook.

Según el informe policial, fue durante esa visita que Swaringer-Herring la apuñaló más de medio centenar de veces dentro del domicilio de sus padres, que se encontraban fuera del apartamento en ese momento atroz.

Acto seguido, el sujeto procedió a ocultar el cuerpo sin vida de la adolescente en un callejón detrás de la vivienda y le prendió fuego.

“Es un caso sumamente desafortunado tomando en cuenta su edad y el hecho”, declaró a los medios el Capitán Jack Ryan del cuerpo policial de Filadelfia. “Fue un acto muy violento, así que lo estamos investigando en conexión con otros posibles casos que hemos tenido”.

La realidad se hizo tinieblas para Swaringer-Herring cuando el fuego con el que calcinó los restos de su víctima detonó la alarma y arribaron los bomberos. Para despistar al personal de emergencia, cubrió el cadáver incinerado de la quinceañera con hojas.

Remordimientos habrá tenido en algún momento, pues al llegar sus padres al domicilio, les confesó lo sucedido, y fueron ellos quienes lo llevaron al día siguiente a la comisaría, reveló la policía.

La Fiscalía aún desconoce el motivo del crimen. El acusado está detenido en un centro penitenciario de Filadelfia.

Loading...