Astronautas reemplazan cámara exterior de la Estación Espacial

CABO CAÑAVERAL, FLORIDA. – Los astronautas de la Estación Espacial Internacional salieron a caminar fuera de la nave el viernes para proporcionar un enfoque necesario al brazo robótico del orbitador.

El trabajo principal para el comandante Randy Bresnik y el maestro convertido en astronauta Joe Acaba fue reemplazar una cámara borrosa en la nueva mano robótica que se instaló durante una caminata espacial hace dos semanas. Se suponía que los dos hombres irían a la caminata espacial a principios de esta semana, pero la NASA necesitaba tiempo adicional para elaborar el plan de reparación.

El enfoque nítido es esencial para que la mano mecánica de la estación espacial capture una nave de suministro que llegará pronto. La próxima entrega está a unas pocas semanas de distancia, lo que causó el cambio rápido de la cámara.

Orbital ATK, uno de los cargadores comerciales de la NASA, planea lanzar un cohete de carga desde Virginia el 11 de noviembre.

La caminata de los astronautas Bresnik y Acaba duró 6 horas y 49 minutos, informaron la NASA y la Estación Espacial Internacional en sus cuentas de Twitter.

Acaba apenas había pasado una hora afuera de la Estación cuando tuvo que reemplazar una de sus correas de seguridad, que lo mantienen enganchado al orbitador para impedir que se aleje flotando.

El Control de Misión notó que su correa roja parecía deshilachada y desgastada, y ordenó a Acaba que “permaneciera quieto” con su buena correa de cintura sujeta a la estructura mientras Bresnik iba a buscarle un repuesto.

Los astronautas que hacen caminatas espaciales siempre tienen más de una de estas correas de seguridad cruciales en caso de que una se rompa. También usan un jetpack (propulsor personal) en caso de que fallen todas las cuerdas y necesiten volar de regreso a la estación espacial.

Esta fue la tercera caminata espacial en dos semanas para los astronautas estadounidenses de la estación espacial. Bresnik realizó las primeras dos con Mark Vande Hei.

Mientras se aventuraban a salir, Bresnik notó que estaban volando sobre Puerto Rico.

“¡No lo puedo creer!”, respondió Acaba, el primer astronauta de origen puertorriqueño. El astronauta tiene siempre presente a su querida Isla.

Este tuit del 14 de octubre es una muestra. “Finalmente una oportunidad de ver la bella isla de Puerto Rico desde @Space_Station. Los tengo en mis pensamientos a lo largo del período de recuperación”, dice el mensaje.

Los padres de Acaba nacieron allí, y todavía tiene familia en la isla devastada por los huracanes.

“Hay una gran cantidad de gente mirando hacia arriba y sonriendo hoy mientras te preparas para salir por la puerta”, dijo Bresnik.

La caminata espacial del viernes debería ser la última del año. A principios del próximo año, los astronautas reemplazarán la mano en el lado opuesto del brazo robótico de 58 pies, la principal contribución de Canadá a la estación espacial. Los mecanismos de enganche originales muestran desgaste desde la colocación del brazo en 2001.

El complejo de 250 millas de altura alberga actualmente a tres estadounidenses, dos rusos y un italiano.

Loading...